< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


Unir a los trabajadores del agua y al pueblo alteño en la lucha común contra AISA

 

Hace falta la más amplia unidad de los trabajadores de AISA con las juntas vecinales. Es que esta trasnacional basa sus ganancias no solo en la estafa permanente a los usuarios sino también en la explotación de sus trabajadores. Muchos de estos tienen que trabajar para subcontratistas por sueldos miserables y el sindicato se niega a incorporarlos y defenderlos. Y es este mismo sindicato el que impide la unidad de los trabajadores con el pueblo alteño. Si los trabajadores se propusieran organizarse desde abajo y tomar las instalaciones de la empresa para mantener el servicio bajo su control y el de los vecinos, la lucha del pueblo alteño sería más que contundente.

Si bien los malos dirigentes sindicales son los máximos responsables que impiden esta alianza, tampoco desde la FEJUVE hubo un claro llamamiento a la base obrera de AISA.

No perdamos más tiempo, hay que convocarlos a sumarse a la lucha garantizando que ante cualquier represalia patronal contra ellos (como despidos) los vecinos emprenderán acciones para defenderlos. Los trabajadores de AISA tienen planteado organizar comités de base para sacarse de encima a la burocracia propatronal que controla el sindicato y sumarse a la lucha por la expulsión de AISA y el control obrero y vecinal, garantizando las fuentes de trabajo y un salario justo. Esta es la estrategia para poner en marcha una alianza de obreros, campesinos y pobres de la ciudad y el campo que será invencible.

D.D.