< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


Hace falta una dirección revolucionaria

 

Las jornadas de junio no han hecho sino ratificar y revalidar la más importante enseñanza del levantamiento de Octubre y de las grandes gestas históricas, como la revolución del 52, el período revolucionario de 1969-71 que produjo la Asamblea Popular, las grandes luchas de los 80 que culminan en las Jornadas de Marzo de 1985. Es decir, la necesidad de una dirección revolucionaria de la clase obrera. Hace falta forjar un nuevo “estado mayor” revolucionario al frente de la COB, los sindicatos, las organizaciones de masas.

Para defender un programa obrero y revolucionario hace falta una organización militante. Y la única forma de hacerlo es construyendo una organización de los trabajadores revolucionarios, un partido que luche por la Asamblea Popular y el desarrollo de órganos de poder de las masas y por la toma del poder por los trabajadores, armado con una estrategia de poder obrero y popular y firmemente enraizado en la clase obrera, un partido consecuentemente socialista e internacionalista.

Este partido no existe aún en Bolivia. No surgirá por “autoproclamación” de alguno de los grupos políticos existentes (como cree el POR, pro ejemplo), sino que se forjará a través de un proceso de lucha política y fusión entre la vanguardia obrera y el programa marxista.

Por eso, los militantes de la LOR-CI, que luchamos por un partido así, apoyamos sin sectarismo todo paso progresivo que los trabajadores den hacia su organización política independiente, como sería un IPT como el que proponemos más arriba. En el mismo, lucharíamos para que se adopte como norte de la acción el combate por una genuina asamblea popular y por un gobierno obrero y campesino basado en la misma; en suma, lucharíamos por ganar a la mayoría para el programa revolucionario.