< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


Desde Argentina:

La comunidad boliviana se organiza


Por Yuri Fernández - Dirigente obrero del PTS y miembro de la Coordinadora Febrero Boliviano
 

Desde Febrero Boliviano venimos reuniéndonos constantemente desde 2002 apoyando las reivindicaciones de nuestro pueblo. A partir de los últimos acontecimientos, las organizaciones que formamos parte de la comunidad boliviana en la Argentina, comenzamos a movilizarnos. De esta manera impulsamos asambleas abiertas los días sábados a las 17hs. en Plaza de los Virreyes, junto a compañeros de distintas organizaciones, como por ejemplo delegados de la Villa 11-14, Los Pueblos Originarios, la Comisión de Seguridad, Alternativa Boliviana, Marítima, Barrios Desde Abajo, así como compatriotas independientes. Además participan organizaciones sociales y de la izquierda argentina. Inmediatamente en la primer reunión nos declaramos en estado de emergencia y conformamos dos comisiones: de Prensa y Difusión, y de Organización y Movilización. Nos constituimos en Comité de Emergencia, dando así paso a un nuevo agrupamiento donde se da lugar a un debate democrático entre quienes participan y se siguen atentamente los problemas y la lucha del pueblo de Bolivia. Desde aquí hemos convocado a movilizarnos hacia la embajada de Bolivia en tres oportunidades levantando la bandera de lucha que es la nacionalización de los hidrocarburos y el rechazo al referéndum autonómico que impulsan las oligarquías(...) Una de las resoluciones finales a destacar es que nuestra asamblea debe tomar el espíritu de la Asamblea Popular de El Alto.

La comunidad en Argentina

El desarrollo de la organización de nuestra comunidad es sumamente importante no sólo para dar apoyo activo a nuestros hermanos en Bolivia, sino para luchar por nuestros propios problemas. En la actualidad llegamos a ser alrededor de 3 millones de compatriotas de los cuales apenas 233.000 estaban empadronados (legales) en 2001. Sólo en la década de los ’90, casi un millón de inmigrantes llegaron desde Bolivia con el objeto de salir de la situación de extrema pobreza que allí vivían. Pero la realidad es que la gran mayoría de estos hermanos nuestros deben vivir en las villas miseria, en muchas de las cuales somos un gran porcentaje de la población. La explotación laboral en jornadas que llegan a las 15 hs. en algunos casos, la falta de documentación y de derechos mínimos como el voto, el trabajo en negro, la falta de hospitales propios de la comunidad y de viviendas dignas, el tema de la educación (ya que sin documentos uno no puede anotarse en colegios ni seguir sus estudios universitarios), son los problemas cotidianos más importantes que atraviesa la comunidad radicada en la Argentina. Por ejemplo, muchos compatriotas trabajan en ferias como la de La Salada y otras, vendiendo los productos que ellos mismos confeccionan, y allí sufren ataques y extorsiones por parte de quienes manejan la feria y la policía.

*Fragmentos de nota aparecida en LVO 165, Bs. As. 16/06/05.