< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


Por una gran campaña nacional de organización obrera independiente

 

Distintos sectores de la clase trabajadora están dando muestras de un comienzo de reorganización. De ello da cuenta el surgimiento de sindicatos combativos como el de SITRASABSA, que agrupa a los trabajadores de SABSA en el Aeropuerto alteño y otros. Según datos periodísticos, a fines del año pasado se venían organizando unos 6 sindicatos por mes, de los cuales al menos 1 o 2 eran de asalariados.

Sin embargo, esto sólo es el comienzo. Hay cientos de miles de hermanos de clase no organizados en grandes empresas, fábricas y talleres, mientras crece el descontento por los bajos salarios, las pésimas condiciones laborales y los abusos que se sufren todos los días en el trabajo. Además, como muestra la actuación de la “Federación de Trabajadores del LAB” y como anteriormente ocurrió en Aguas del Illimani, en muchas empresas el sindicato no es más que una dependencia de la gerencia de personal.

Hay que acabar con esta situación. La COB, las CODes y federaciones tienen que tomar en sus manos una gran campaña nacional por la organización de cada centro de trabajo y las demandas obreras: la derogación inmediata del DS 21060 y su nefasto Art. 55. de precarización laboral, el respeto a la jornada de 8 horas, el aumento salarial y contra el despotismo de los empresarios.
Es preciso preparar la coordinación de las luchas y la solidaridad con los trabajadores que se organizan.
Garantizar la más amplia democracia obrera desde los sindicatos de base hasta la COB es una cuestión clave para el fortalecimiento de la organización de los trabajadores.

Junto con ello, es preciso luchar por la independencia política de las organizaciones sindicales respecto no sólo a los empresarios y sus partidos, sino también frente al Estado y el gobierno del MAS y retomar la lucha por la organización política del movimiento obrero, como podría ser con un instrumento político de los trabajadores basado en los sindicatos y con amplia democracia obrera. Es urgente comenzar a discutir y preparar una representación obrera independiente a la futura Asamblea Constituyente, lo que podría ser un importante paso para que llos trabajadores puedan pesar con su propio programa y su propia voz en la vida política nacional.

Los sindicatos combativos y las corrientes políticas que se reclaman obreras y socialistas tienen que ser vanguardia en estas tareas.