< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


La clase trabajadora necesita una estrategia de poder obrero y popular y una dirección revolucionaria

 

La sindicalización puede ser un gran paso en la recomposición del movimiento obrero, pero sería un error separarla de las demás tareas políticas y de organización.
La organización de los trabajadores avanzará al calor de grandes movilizaciones donde las demandas sectoriales se unirán a las de carácter nacional, como la lucha por la nacionalización del gas o las capitalizadas, o por una asamblea constituyente realmente libre y soberana.
En esta lucha será necesario crear nuevas formas más amplias y ágiles de organización: comités, coordinadoras, asambleas obreras y populares, y estará planteado su desarrollo, extensión y centralización, apuntando a una estrategia de poder obrero y popular.

Además, el movimiento obrero debe unir sus reivindicaciones a una respuesta de clase a los grandes problemas nacionales, como es la nacionalización del gas, la demanda campesina y originaria de tierra y territorio, la educación, salud y vivienda del pueblo trabajador. Así podrá unir sus propias filas, conquistar la más amplia independencia de clase frente al orden existente, y prepararse para dirigir con su programa y sus métodos de lucha, la alianza obrera, campesina y popular necesaria para terminar con la dominación imperialista y las clases dominantes nativas.

Naturalmente no se puede confiar estas tareas a la burocracia sindical, que en sus distintas alas levanta estrategias reformistas y es hostil a la autoorganización democrática de los trabajadores.

Para llevarlas hasta el final será preciso construir nuevos “estados mayores” revolucionarios al frente de las organizaciones de la clase obrera, mediante el reagrupamiento de los trabajadores avanzados en un partido revolucionario, obrero y socialista.