< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


La Constituyente y la estrategia de los socialistas revolucionarios

 

La Asamblea Constituyente es la institución más democrática que se puede arrancar en los marcos del orden burgués, planteando el problema de toda la organización económica, social y política, pero no puede trascender estos marcos. De ello se aprovechan la clase dominante y los reformistas, que quieren cuando mucho recrear un régimen político estable de acuerdo a sus intereses, para utilizar las legítimas aspiraciones democráticas de los trabajadores y los pueblos originarios.

Los socialistas revolucionarios no compartimos la ilusión de que pacíficamente, “en democracia” y con una nueva constitución se pueda arrancar la tierra a los terratenientes y expulsar a las transnacionales. Los poderosos opondrán una feroz resistencia a toda medida que afecte la “sagrada propiedad privada” y allí estará el Ejército, por muy “profesional” y “patriota” que se presente hoy, para servirles de brazo armado.
Pero la movilización por una Constituyente libre y soberana, donde los trabajadores, campesinos e indígenas puedan debatir y resolver sobre todos los problemas nacionales, y hacer la más amplia experiencia con los límites de la democracia, será un poderoso punto de apoyo para desarrollar la autoorganización, impulsar la revolución agraria y la lucha de lso pueblos originarios, y acercar a las masas obreras y populares a la convicción de que sólo tomando el poder y construyendo una república obrera basada en los órganos de poder y el armamento de las masas podrá acabarse con el actual orden de miseria, opresión y explotación.

Esto es algo que no comprenden fuerzas como el POR que se contentan con repetir que “las masas en Bolivia ya han superado las ilusiones democráticas” ignorando los hechos más elementales de la realidad política, para justificar un abstencionismo que deja las aspiraciones democráticas populares en manos de los reformistas.