< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


De la erradicación forzosa de la coca al “autocontrol”

 

El congreso de las 6 federaciones del Trópico cochabambino, junto con la reelección de Evo, reflejó un giro en la política hacia los cultivos de coca.

La brutal política de erradicación forzosa de la coca “excedentaria” impuesta por los yanquis desde hace años, y cuyo fracaso en derrotar la resistencia campesina hace rato ya era evidente, pasa a ser reemplazada por una estrategia “blanda”, conciliadora, que apunta a utilizar a las propias organizaciones sindicales para el autocontrol, respetando un cato de coca por afiliado, mientras se elabora, como han dicho voceros del gobierno, un censo que determine cuántas hectáreas están cultivadas con coca y cuantas son excedentarias, y se insiste con el fraude del “desarrollo alternativo”, estrategia que impulsada por el imperialismo europeo como “más razonable”.

En el congreso las bases radicalizaron su postura antinorteamericana, votando la exigencia de expulsar a la DEA, CIA y las ONGs de “desarrollo alternativo” digitadas por los yanquis, principales responsables de los abusos y la represión de todos estos años. Este legítimo reclamo causó resquemores en la Embajada norteamericana (que ve con desconfianza el cambio de política y no quiere perder influencia) y puso en un aprieto a Evo Morales, que tuvo que salir a explicar que esa no era la política oficial de su gobierno.

Sin embargo, con las bases cocaleras está planteado exigir

¡Fuera la DEA, CIA, USAID y demás agencias yanquis del Chapare, de Yungas y de Bolivia!

¡Basta de ingerencia imperialista en todos los órdenes de la vida nacional!

¡Coca no es cocaína, libre cultivo e industrialización para usos alimenticios y medicinales de la hoja milenaria!

Por JF