< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


Por una gran Juventud de la COB

 

En los acontecimientos de octubre del 2003, los jóvenes han sido protagonistas de vanguardia.

Podemos ver jóvenes obreros y obreras en talleres y fábricas, vendedores ambulantes o empleados en empresas que por ser jóvenes no tienen reconocimiento ni siquiera de los pocos beneficios que la ley del trabajo reconoce y que la empresa privada ha eliminado. Se nos niega hasta el derecho a organizarnos sindicalmente. Pero esta situación no sólo afecta a los jóvenes trabajadores sino también a los estudiantes. La educación secundaria funciona con bajos presupuestos y es de mala calidad. En muchos colegios, la organización de los estudiantes es impedida y sufrimos una disciplina arbitraria.

Las jóvenes sufren además de todos estos problemas discriminación, injusticias y hasta violencia tan sólo por ser mujeres.

El derecho a divertirnos, a la música, la cultura y el deporte nos son negados. El Estado no atiende nuestras necesidades y la policía nos vigila como si sólo por ser jóvenes humildes fuéramos delincuentes.

En fin, las generaciones que crecieron bajo las condiciones que impuso el DS 21060 y que ahora son jóvenes se enfrentan a empleos sumamente precarios sin seguros médicos e inestabilidad laboral. No hay futuro para nosotros en medio de la entrega del gas y nuestros recursos naturales, con el saqueo de las empresas capitalizadas y las transnacionales, con el pago de la deuda externa o el acaparamiento de la tierra por los grandes propietarios del Oriente.

Y es que somos miles los que en talleres y barrios, en minas, empresas o comunidades, sin tener trabajo o trabajando bajo terribles condiciones de explotación, o logrando a duras penas estudiar, sabemos que ser joven es enfrentarse a la pobreza, injusticia y marginación de todos los días. Por eso, está planteado organizarse para luchar, como parte del pueblo trabajador y por nuestras demandas y derechos como jóvenes.

Una iniciativa a desarrollar

El ampliado de la COB del 30 de junio de 2004 aprobó “ LA ORGANIZACIÓN Y LA PUESTA EN MARCHA DE LA ORGANIZACIÓN AUXILIAR Y DE APOYO DE LA JUVENTUD ”, bajo el nombre de “Juventud de la COB ” o “juventud cobista”, y también “Instruir a los sindicatos y federaciones dar el máximo impulso a esta tarea de organización en el interior de fabricas, minas y comunidades para alcanzar los objetivos propuestos”. El año pasado impulsamos algunas reuniones preparatorias con decenas de jóvenes en La Paz , Huanuni y El Alto.

Esta será una tarea inmensa y de largo plazo. Pero no hay tiempo que perder y está planteado redoblar este esfuerzo. Hagamos una gran campaña poner en pie una poderosa y eficaz juventud de la COB , combativa y antiimperialista.

A poner los cimientos de la JC alteña

El Alto es una ciudad joven y una ciudad de jóvenes. Y los jóvenes de El Alto que vivimos condiciones sumamente precarias de miseria, sabemos de la injusticia pero también de la rebeldía. Recordemos que todo lo que sufren la juventud de El Alto ha tenido que explotar en Octubre. Los jóvenes no aguantaron más, se expresaron dando combate en las calles, se organizaron para armar los bloqueos hasta con “containers”, en la primera fila en las barricadas de Octubre. Muchos de esos jóvenes somos los que hoy estamos luchando en El Alto para lograr la expulsión de la trasnacional francesa Aguas del Illimani y que el pueblo alteño tenga por fin un justo acceso a este elemento vital.

Los jóvenes de hoy vimos a nuestros padres relocalizados o despedidos, haciendo de todo para conseguir algún ingreso con que alimentar a la familia. Desde niños en muchos casos tuvimos que asumir buscar nuevos y precarios trabajos. Y muchos hicimos con nuestras familias el viaje del campo a la ciudad (y algunos desde las minas) para tener que enfrentar una forma de vida distinta, que choca con lo que en su pueblo o comunidad estaba acostumbrado. Una vida en la ciudad donde hay que "ingeniársela" para sobrevivir, donde te discriminan por el color de piel, por la forma de hablar o el apellido.

¿El trabajo? ayudando a la familia, o en talleres artesanales o empresas cumpliendo trabajos muy agotadores donde hay que cubrir la demanda de ciertas temporadas, no importando el tiempo de trabajo, y siempre por bajos salarios y sin beneficios.

Otro rubro donde se requiere la fuerza joven, es la construcción, que absorbe a jóvenes emigrados del campo que muchos de ellos no terminaron los estudios hasta el bachillerato. En los últimos tiempos la nueva modalidad de trabajo "la maquila" a absorbido la fuerza de trabajo de muchos jóvenes, los ha concentrado en fabricas y a muchos con trabajos a domicilio. Caso Iberkleid, MATEX, BATT.

Los jóvenes se desenvuelven en muchos otros empleos, como los voceadores, lustrabotas, vendedores ambulantes, celulares y otros oficios. Todos estos trabajos carecen de estabilidad laboral, no tienen seguro médico, son contratados por tiempos mínimos para no pagar los beneficios sociales.

Para los que siendo hijos de familias obreras, campesinas o de clase media pobre, pudieron con esfuerzo acceder a la universidad pública, el panorama es también difícil: la Universidad Pública de El Alto es un logro de nuestra lucha, pero no garantiza un futuro mejor.

Todo esto alimenta la natural rebeldía juvenil contra un estado de cosas injusto y opresivo. Y la necesidad de organizarse, de reunirse y hacer algo se ve todos los días entre los jóvenes: encuentros y recitales musicales, centros culturales, y otras actividades muestran este ánimo.

Proponemos a los jóvenes alteños en talleres artesanales, fábricas, gremios, barrios, comenzar a construir una Juventud de la COB , para seguir la pelea por el gas y por el agua, pero también por nuestros derechos como jóvenes.

Por E. Sombra

¿Por qué junto a la COB ?

Esta propuesta de organizarnos junto a la COB no es casual. Creemos que, independientemente de los dirigentes, la Central Obrera Boliviana es la única organización a nivel nacional que a lo largo de la historia condensa las tradiciones de organización y lucha de los trabajadores y el pueblo, y ha enfrentado todos los planes de entrega: el DS 21060, las “capitalizaciones”, el regalo de los hidrocarburos a las transnacionales, etc. Por otra parte estamos convencidos que sólo alcanzaremos soluciones a nuestros problemas y demandas como jóvenes, si emprendemos una lucha conjunta con los trabajadores, el campesinado y los pueblos originarios.

Por eso, llamamos a todos los y las jóvenes oprimidos y explotados a conformar en forma autónoma y profundamente democrática la Juventud de la COB.

MST: ¿Hay que impulsar o no la juventud cobista?

El periódico Chasqui Socialista nº 199, del MST (grupo en Bolivia de la LIT ) escribe que “la idea de constituir una juventud cobista fue una decisión correcta de la dirección de la COB , sin embargo, su realización no recibe hasta el momento el impulso que merece por parte de la misma”. También afirman querer “una juventud cobista de masas, a la altura de la COB que derrumbó a Sánchez de Losada”. Pero dice que “Será preciso que la COB se revitalice dejando atrás su política nefasta para que al calor de un nuevo empuje de la central pueda constituir su juventud” , por lo que considera “sectario”cualquier intento práctico de avanzar en su construcción, como los esfuerzos iniciados el año pasado, junto a unas pocas decenas de jóvenes en Huanuni, La Paz o El Alto hasta “recibir el impulso de la dirección de la COB y de sus organizaciones departamentales y locales”.

Pero nunca vamos a conseguir que surja una fuerte JC si nos limitamos a esperar que los altos dirigentes decidan o no hacer algo.

Por el contrario, si entusiasmamos a jóvenes de vanguardia para que tomen en sus manos esta gran tarea, si convocamos a organizaciones de base y otras corrientes de izquierda a sumar fuerzas, se pueden comenzar a poner los cimientos de una fuerte y combativa JC.

Compañeros de la JS , pongan manos a la obra!