< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


Límites del proyecto masista

 

A pesar de sus gestos y su discurso nacionalista e indigenista, el gobierno frentepopulista del MAS subordina el apoyo del movimiento de masas a la colaboración de clases con la burguesía y el capital extranjero, en nombre de reformas democráticas y un desarrollo capitalista autónomo que no atacan de raíz las causas del atraso y la pobreza nacional, no rompen con el imperialismo y no pueden satisfacer las necesidades y aspiraciones profundas de las masas del campo y la ciudad.

Por el carácter social pequeñoburgués de su cúpula dirigente -intelectuales de las ONGs, dirigentes burocratizados, empresarios como el ministro Salvador Ric- y su programa reformista, el MAS es incapaz de enfrentar consecuentemente al gran capital y el imperialismo, aún cuando ensaye giros como el actual -con todas sus inconsecuencias y dentro de la misma estrategia de colaboración de clases-.
Estos se explican en el marco de las enormes contradicciones de la crisis nacional, con un proceso revolucionario abierto en el levantamiento insurreccional de octubre del 2003, hoy amortiguado pero no clausurado y un movimiento de masas expectante pero que viene de cinco años de formidables luchas en que la demanda de nacionalización del gas se transformó en una gran causa nacional.

Para contener al movimiento obrero y popular, el MAS pretende encauzar estas demandas dentro de los estrechos límites de “lo posible” de negociar con el gran capital y sin romper con el imperialismo, pero por esta vía no se puede ni satisfacere las demandas y necesidades elementales de las masas, ni resolver las grandes tareas estructurales -democráticas y antiimperialistas- sin lo cual no pueden ni superarse el atraso industrial y la pobreza, ni alcanzarse la liberación nacional.

Por una estrategia obrera para vencer

La estrategia reformista que el MAS nos propone no es nueva. Ya la hemos vivido varias veces: con el MNR (después de la revolución del ’52), con los generales nacionalistas y con la UDP y sólo llevó a frustraciones o a derrotas ante golpes contrarrevolucionarios.
Frente a ello, hay que levantar una estrategia de movilización obrera y popular consecuente contra las transnacionales, partiendo de medidas como las que arriba se plantean, en la perspectiva del poder revolucionario de obreros y campesinos, por una Bolivia Socialista, en una Confederación de Repúblicas Socialistas de América Latina.

En esta perspectiva hay que forjar una izquierda obrera, socialista, revolucionaria e internacionalista, un nuevo partido de trabajadores revolucionarios.