< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


Gran triunfo de los trabajadores del aeropuerto de El Alto

 

El jueves 27 de abril, los 140 trabajadores del aeropuerto de El Alto y por extensión, todos los trabajadores de Servicios Aeroportuarios Bolivianos Sociedad Anónima (SABSA) en Cochabamba y Santa Cruz, obtuvieron un importante triunfo, inédito en años: pago retroactivo de las horas extras, conversión de los contratos de trabajo, que eran de 12 horas diarias, a 8 horas, pago de las vacaciones retroactivas y un aumento salarial del 7% y de julio en adelante del 10% sobre el básico SABSA.
Queremos rescatar las lecciones que nos deja este conflicto para los trabajadores que han empezado un proceso de reorganización sindical puedan no solo hacer valer sus derechos, sino empezar a discutir y poner manos a la obra para terminar con la brutal dictadura patronal que se vive en la gran mayoría de fabricas y empresas de nuestro país.

Confianza en las propias fuerzas

El 13 de octubre del 2005 cuando se lanzaba públicamente el sindicato, comenzaba a gestarse este triunfo.
Durante los 9 años anteriores los intentos de organizar el sindicato habían terminado en despidos y derrotas, sin embargo gracias a las experiencias anteriores, los trabajadores habían aprendido que sólo mediante la conspiración sistemática, la desconfianza absoluta en la empresa y sus personeros, como el mismo Ministerio de Trabajo que en los años anteriores permitió todo, y con un trabajo legal y político muy cuidadoso se podía vencer.
En el momento que la empresa despidió a tres dirigentes, todos los trabajadores ya estaban dispuestos a responder como fuese necesario, incluso paralizando las actividades aeroportuarias.
La reincorporación de los tres dirigentes a la semana de haber sido despedidos fue el primer gran triunfo, ya que esto no sucedía en años, y permitió aumentar la confianza en las propias fuerzas y preparar la pelea de los meses subsiguientes.
Una de las conclusiones fue la necesidad de apoyar activamente la organización de otros trabajadores y sus luchas.

Democracia obrera

Esa confianza sólo en las propias fuerzas tuvo expresión en el método adoptado por los compañeros de SITRASABSA, que desde el primer momento demostraron ser un sindicato no sólo combativo, sino esencialmente democrático, donde todas las decisiones claves se toman en asamblea y consulta permanente con la base.

Como una medida para profundizar la democracia obrera, se editaron varios números del boletín sindical que colectivizaba las informaciones, situación legal, desmentidos a los rumores que la empresa desparramaba con la intención de dividir a la base.

Cuando no existía tiempo para realizar una asamblea, se realizaron consultas telefónicas a la gran mayoría de trabajadores para conocer su opinión e informar de la marcha de la negociación.

Eso molestaba al ministerio, abogados y empresa ya que retardaba la aprobación o no de la negociación, sin embargo pese a las presiones los trabajadores no rompieron ese método básico.

Cuerpo de delegados por sección y por turno

Para fortalecer al sindicato, para mantener una canal de permanente comunicación entre la directiva y la base y para hacer orgánica esa democracia, desde los primeros momentos se adoptó la formación de un gran cuerpo de delegados de sección, de casi un representante por cada 10 o 15 trabajadores.
Este cuerpo de delegados fue uno de los principales artífices del triunfo, ya que en momentos en que la directiva se encontraba ausente, permitió que la dirección del conflicto la tomaran los delegados impidiendo que la base quedara a merced de la presión y maniobras empresariales.
Su existencia facilitó no solo publicar el boletín regular, sino realizar consultas permanentes, despejar dudas y organizar todos los pasos del conflicto detenidamente.

“Propuesta de los Trabajadores”

Todos los atropellos que los empresarios han realizado en estos 20 años no han sido medidas aisladas, sino que fueron parte de la política de la clase dominante expresada en el DS. 21060.
La privatización de las empresas y su entrega a los pulpos imperialistas, y muchas otras más fueron medidas políticas tomadas desde el parlamento, la justicia y el poder ejecutivo.
Los trabajadores de SABSA comprendieron la importancia de la acción política pues es ahí donde se define el futuro de todos los trabajadores y en última instancia del país. Si los explotadores tienen sus propias expresiones políticas que defienden sus intereses, los trabajadores necesitamos nuestra propia expresión política para defender nuestras demandas e intereses históricos.
Así, se aprobó en asamblea impulsar la agrupación ciudadana “Propuesta de los Trabajadores”, para llevar a la constituyente una voz independiente de los patrones y del estado, una importante iniciativa, aunque las restricciones de la convocatoria impidieron su participación. Queda como un gran ejemplo: tenemos que construir nuestra propia expresión política independiente.