< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


¿Qué pasa en el movimiento sindical?

Hacia el Congreso de la COB

 

El MAS está desplegando un gran esfuerzo por recomponer lazos con los “movimientos sociales”, algunos de los cuales habían comenzado a distanciarse y criticarlo en anteriores semanas, y ha relanzado el Estado Mayor del Pueblo (EMP) como instrumento para coordinar los sectores que lo apoyan, al servicio de su proyecto reformista, de colaboración de clases con el empresariado, aunque para esto debe enfrentar no poca resistencia, como se ve en el movimiento campesino, donde el retiro de Felipe Quispe dio lugar a una fuerte pugna por dirigir la FSUTCLP-TK. Al mismo tiempo, el MAS busca recuperar el control de la COB y de otros sindicatos. Su objetivo es debilitar cualquier polo más o menos independiente a su izquierda, que pueda servir de reagrupamiento cuando su influencia comience a desgastarse entre los sectores más combativos.

El fracaso de los “radicales”

No le ha resultado difícil desarticular al “bloque radical” que intentaba gestarse, agrupando a la COB, a vertientes del populismo radical alteño, y hasta algunos masistas descontentos. Es que estos sectores, a pesar de su radicalismo verbal, no tienen una estrategia distinta a la del MAS, apuestan también a variantes frentepopulistas a la espera de “oficiales patriotas” o “empresarios nacionales” y su política es presionar a Evo Morales, entre insultos, para que vaya más a la izquierda. Así es como Solares oscila entre pedir el “cogobierno entre el MAS y la COB” o denunciarlo por traidor. Pero nunca han querido romper con el MAS y por eso se negaron a impulsar un instrumento político de los trabajadores el año pasado y tampoco quisieron construir una representación obrera independiente a la Constituyente. Al mismo tiempo, fieles a los métodos burocráticos, no han movido un dedo para ayudar a la base obrera a organizarse ni orientarse políticamente. Esta desastrosa actuación, puede decirse que los ha llevado a socavar el terreno bajos sus propios pies.

Por un bloque clasista e independiente al Congreso de la COB

El próximo Congreso ordinario fue convocado para el 15 de mayo. El MAS, a través del EMP y de los dirigentes que le apoyan, tratará de copar la dirección pues valora el papel de nuestra central como “referente histórico y político de los trabajadores”. Si no lo logra, es posible que impulse una central paralela oficialista sobre la base del EMP.
Frente a esto, planteamos la necesidad de la más amplia discusión en las bases, con asambleas, ampliados, elección de delegados de base, discutiendo la necesidad de la unidad alrededor de la independencia política y sindical de los trabajadores, tal como expresan los estatutos de la central obrera, así como la defensa de su carácter de clase y llevar al Congreso un programa para luchar por la efectiva nacionalización del gas, por la tierra y el territorio, junto al salario, el trabajo y el conjunto de las demandas obreras. Este es el mejor camino para enfrentar las maniobras del MAS, sin depositar ninguna confianza en el discurso de los “radicales”.

Además, si queremos fortalecer a la COB, hay que lograr la plena participación de los nuevos e importantes sectores de trabajadores que se están organizando -SABSA, TOTES, Aseo Urbano de El Alto, distintas fábricas y empresas de La Paz y El Alto y todo el país.

Es sobre esta base que hay que luchar para recuperar y fortalecer a la COB, preservar su independencia, expulsando de los sindicatos a los burócratas amarillos y corrompidos.
Llamamos a los sindicatos combativos, a los trabajadores que se organizan, a la izquierda que se reclama obrera y socialista, a impulsar un bloque independiente de cara al congreso de la COB, para pelear sobre estas bases.

Los trabajadores tienen que decirse: “no, no son los burócratas del MAS ni los “radicales” lo que necesitamos. Hace falta forjar un nuevo movimiento obrero combatiendo a la burocracia en todas sus alas, basado en la más amplia democracia obrera, verdaderamente de clase e independiente de los empresarios y sus partidos, tanto como de las ONGs, las iglesias, el Estado o el gobierno, para luchar con nuestros propios métodos y bajo nuestro propio programa”.