< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


Desde Buenos Aires

Trabajadores bolivianos: sin fronteras

 

Buenos Aires se vio convulsionada cuando miles de inmigrantes bolivianos nos pusimos en marcha luego de la tragedia de Caballito. Los “punteros” y talleristas pelearon por dirigir la movilización, para terminar en medidas de presión al gobierno y que no cierren los talleres.
Evo Morales envió una comisión negociadora, y pidió “plazos para que las empresas, sean bolivianas o argentinas, regularicen la situación de los trabajadores”. Después de algunos días de “trabajo”, la comisión marchó “tranquila”: según el viceministro Héctor Arce “se comprobó que hay casos de servidumbre, aunque no de esclavitud”.

A pesar de todo, las movilizaciones lograron que muchos trabajadores salgamos a las calles, y que el gobierno entregue una documentación provisoria a los inmigrantes. Pero no alcanza.
Para obtener la documentación definitiva siguen las trabas y los altos costos. Hay que seguir exigiendo la documentación gratuita y definitiva. (...)
Los gobiernos de Kirchner y Telerman hicieron una cruzada “progresista”, clausurando algunos talleres y largando el operativo ‘Patria Grande’.
Pero en Argentina tampoco han cambiado las condiciones para los trabajadores bolivianos, incluso muchos han sido echados a la calle, y están refugiados en parques, clubes o asambleas.
Tenemos que cambiar la posición sindicalista y romper con el “chauvinismo”, sacar de las cabezas de los compañeros la idea de que “los extranjeros nos sacan el laburo”, “que se regalan por dos pesos”. Estas ideas nos meten los patrones para separarnos. Ahí están los sindicatos textiles, que no se hicieron cargo en apoyar a los compañeros costureros bolivianos cuando salieron a la calle tal vez por que no aportan a sus “cajas”, pero trabajan.

Muchos compañeros que denuncian e intentan organizar a los trabajadores son echados e insultados por los “voceros” y talleristas, porque dicen que quieren rompen la “unidad de la comunidad boliviana”.
Por eso los compañeros que se movilizaron tendrán que hacer la experiencia con la Coordinadora de la comunidad.
Hay que crear una organización de los trabajadores, clasista y democrática, que sirva para pelear por nuestros derechos.
Nos estamos organizando desde muy abajo y necesitamos el apoyo de las organizaciones obreras en lucha. No nos pongamos fronteras.