< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


No al referéndum oligárquico

 

El referéndum autonómico pactado entre la oligarquía cruceña y el MAS no es ninguna “ampliación de la democracia” sino un instrumento de las élites terratenientes y empresariales que pretenden seguir manejando “sus” departamentos como si fueran su propia hacienda, amordazar el derecho a la autodeterminación de los pueblos originarios del Oriente y proteger los intereses de las petroleras, las empresas madereras y los latifundistas.

El MAS aceptó convocar a este reaccionario referéndum, ignorando el reclamo de los pueblos de las Tierras Bajas que no serán consultados sobre qué autonomía quieren. Así, le regaló en bandeja un fuerte argumento jurídico y político a las pretensiones oligárquicas de refugiarse tras la autonomía departamental ante cualquier intento de tocar su poder, su propiedad y sus privilegios, poniendo ante un hecho consumado a la futura próxima Constituyente.
Ya estamos viendo la actuación del prefecto cruceño, Luis Costa, que pretende anteponer las “resoluciones prefecturales” que él mismo firma a las leyes nacionales.
Y esto lo realiza para impulsar una demagógica propuesta de “dotación de tierras” a la medida de los deseos de los terratenientes.

Por todo esto, crece la corriente a favor de votar "no". Hasta el MAS, que se inclinaba por dejar correr el voto por el “sí”, preocupado por el resultado de sus concesiones a los “cívicos” cruceños, discute llamar a votar “no”, aunque sin ofrecer una alternativa política clara a los sectores populares y los pueblos originarios de las regiones.
Sin embargo, votar NO puede ser interpretado como un reconocimiento de ese antidemocrático mecanismo.
Por eso, la posición de los socialistas revolucionarios es llamar a votar en blanco o nulo en el referéndum.