< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


Trabajadores del aeropuerto de El Alto

Por la renacionalización de todo el sector aeroportuario bajo gestión de los trabajadores

 

SABSA administra los servicios de los tres principales aeropuertos de Bolivia (La Paz, Cochabamba y Santa Cruz) y es filial del consorcio español Aena-Abertis. Junto con Repsol y el banco BBVA (dueño de una AFP) es parte de los capitales españoles que se aprovecharon de las “capitalizaciones” (privatizaciones) de los años ‘90, haciendo jugosas ganancias con el saqueo del patrimonio público y los recursos naturales bolivianos.

Hoy es también una de las empresas extranjeras más cuestionadas, tanto por el manejo de los aeropuertos, como por la explotación y despotismo contra sus trabajadores.
La “preocupación empresarial por su seguridad jurídica” ha llegado al gobierno de Zapatero y a los medios de prensa españoles, como refleja El País del 16/05 que se queja de que “El gobierno boliviano ha anunciado hoy que evaluará el contrato de SABSA, filial de las firmas españolas Aena y Abertis que gestiona los tres principales aeropuertos de este país, ante las peticiones sindicales de acabar con esta concesión”.

Hay una profunda crisis del sector aeronáutico en Bolivia, que pone en jaque al proceso de privatización de los últimos años. El LAB, línea aérea de bandera, está en una virtual quiebra, “vaciada” por los adjudicatarios de su “capitalización” (primero la brasileña VASP y luego su actual propietario, Ernesto Asbún). Sus más de 2.000 trabajadores y pilotos luchan en defensa de la fuente de trabajo y la única salida es la nacionalización sin pago y bajo control de los trabajadores. Los trabajadores de AASANA (empresa estatal que controla el tráfico aéreo) han amenazado con parar y entre sus demandas, figura la renacionalización de todos servicios aeroportuarios, hoy entregados a SABSA.

Los trabajadores de SABSA venimos desde hace meses en un importante proceso de organización y lucha, que comenzó en octubre cuando le arrancamos a la empresa el reconocimiento de nuestro sindicato, SITRASABSA. Este es un sindicato basado en la más amplia democracia obrera, combativo, y que además, se ha puesto al servicio de la organización independiente de otros trabajadores hoy no sindicalizados y superexplotados, llevando nuestra solidaridad a TOTES, TEA y otros sectores.

Hace pocas semanas arrancamos un rotundo triunfo a la empresa, tras un largo conflicto y luego de varias medidas de movilización en el marco de un plan de lucha. La empresa aceptó pagar las horas extras acumuladas durante años, respetar la jornada de 8 horas (hasta ahora obligaba a trabajar 12 y más horas) y otros justos reclamos. Sin embargo, ya comenzó a maniobrar para burlar sus compromisos, presentando una planilla donde reduce la deuda por horas impagas a un mínimo.

Esto es una prueba más de que nada se puede esperar de estos empresarios, y que la única salida de fondo no sólo para hacer cumplir nuestros legítimos reclamos sino para garantizar la estabilidad de la fuente de trabajo para todos es la reversión al Estado. Por eso, estamos discutiendo esta necesidad, pero no para que se entregue la administración a algunos “ejecutivos” ligados a la empresa privada o “carreristas” del oficialismo, como ocurría antes en las empresas públicas, sino la necesidad del control de todos los trabajadores mediante la gestión obrera.

Por eso también levantamos la necesidad de una gran coordinadora para apoyar la lucha de los compañeros del LAB y por su nacionalización, y hemos ido al reciente Congreso de FENTA (federación que agrupa a los trabajadores estatales de AASANA) a plantear nuestra afiliación y la imprescindible unidad y solidaridad en la lucha común a todos los trabajadores.

Por Elio Aduviri

Secretario de Relaciones de SITRASABSA

y miembro de la LOR-CI