< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


El papel del MAS

 

El gobierno, la derecha y la prensa (con el coro reaccionario que en las plazas pedía la cabeza de Evo) atacan a Evo por no haber aceptado sus términos, es decir, por no haber capitulado hasta el final y estampado su firma en el proimperialista y reaccionario “acuerdo por la nación”. Que el MAS quede fuera debilita la política burguesa de completar el “pacto de gobernabilidad” por arriba con un “acuerdo social” por abajo que contenga a los movimientos sociales. Temen que el MAS abandone el papel de freno y contención que jugó hasta ahora.

Sin embargo, el MAS participó de las negociaciones, con Osvaldo Peredo y otros dirigentes, apoyó que Carlos Mesa se quede y hasta aceptó rediscutir la Ley de hidrocarburos como éste quería, aunque finalmente no firmó el acuerdo y pasa a la oposición. El MAS sufrió un estrepitoso fracaso precisamente en el terreno donde se había jugado a lograr un éxito político: el tratamiento del proyecto de Ley de Hidrocarburos y en los métodos que había elegido: colaborar con el gobierno sosteniéndolo políticamente en cuestiones decisivas (como el referéndum del año pasado o el plan para una asamblea Constituyente). Todo esto se traduce en una crisis interna, donde algunos parlamentarios, aceptaban firmar el acuerdo Mesa-Parlamento y otros (del “bloque indígena”) asistieron a la sesión congresal donde se selló el mismo, contrariando a Evo que no quería participar (La Prensa, 8/03).

Derrota política

Tras más de un año y medio de sostener a Carlos Mesa, el MAS quedó entrampado en la “defensa de la democracia” y una vez más debió “tragarse un sapo” para justificar su estrategia de “pasar de la protesta a la propuesta” planteando reformas y en todo caso “presionar con la protesta”.

En efecto, cuando el MAS alienta o deja correr los bloqueos para presionar, Carlos Mesa responde con una amenaza:
- “Si me presionan renuncio. Nadie me va a imponer expulsar a Aguas del Illimani o dañar a las petroleras. Antes, prefiero irme”.
- “Nadie pide la renuncia del presidente. Sólo presionamos para que el Parlamento apruebe la Ley de Hidrocarburos”, se disculpa Evo.
Carlos Mesa repite:
- “Si me presionan me voy, exijo una ley de hidrocarburos no confiscatoria.
Mientras Mesa logra el acuerdo de los de arriba, contra los de abajo, Evo sólo atinó a responder:
- “Que se quede pero para cumplir la agenda de Octubre y lo que el pueblo pide.”
Los resultados están a la vista... Y Evo pide más diálogo...

Por Diego M.