< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


Primer muerto bajo la represión en el gobierno de Evo

Brutal desalojo en Oruro

 

El operativo policial y militar en Oruro, ejecutado por sorpresa en la helada madrugada del 9 de junio desalojó violentamente bajo una lluvia de gases y golpes a cientos de familias con sus hijos pequeños, con un muerto por un balazo (un joven policía que participaba de la ocupación) y numerosos heridos. Los uniformados destruyeron y quemaron las precarias carpas, con las frazadas y humildes pertenencias de quienes en la huida no pudieron recogerlas.
Así el “gobierno popular” hizo respetar el sagrado “derecho de propiedad” argumentado por la Sucesión Urquizo sobre esa pampa desierta al norte de la ciudad.

El gobierno justificó la represión argumentando que detrás de las acciones de los “sin techo” están loteadores ligados a los viejos partidos de derecha.
Aun cuando fuera así, lo que permite el accionar de esas mafias es la complicidad del Estado y las empresas urbanizadoras, para aprovechar la intolerable situación de miles de familias, los más pobres entre los pobres urbanos que en los últimos tiempos ha llevado a ocupaciones no sólo en Oruro, El Alto, Viacha, Cochabamba y otras ciudades en todo el país.
A este drama social sólo se le puede responder con una reforma urbana que acabe con la especulación del suelo por el gran capital inmobiliario y los agentes loteadores, imponga alquileres reducidos de acuerdo al salario (subvencionando de ser necesario a los pequeños propietarios que completan con el alquiler de unos cuartos o un departamentito sus ingresos) y garantice vivienda digna para todos mediante un gran plan de obras públicas financiado con impuestos a las grandes fortunas y el no pago de la deuda externa.