< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


Perú

Alan García vuelve al gobierno para defender a la burguesía y las transnacionales

 

El 4 de junio, en la segunda vuelta electoral se impuso Alan García, del Partido Aprista Peruano con un 54% de los votos, sobre el ex militar Ollanta Humala. El socialdemócrata García -una especie de Paz Zamora peruano-, es un defensor del neoliberalismo y su anterior presidencia a fines de los 80 es recordada por la brutal crisis económica que descargó sobre los peruanos y por los masivos asesinatos de presos políticos y guerrilleros. Ollanta fue militar en tiempos del genocidio “antisubversivo” y a pesar de su tibio discurso nacionalista y del apoyo de sectores reformistas, tampoco representaba una opción para los trabajadores, los campesinos y los indígenas.

Alan García vuelve a la presidencia en condiciones muy difíciles para él: no tiene mayoría en el Congreso, es resistido por gran parte de la población, y sus planes proimperialistas y antipopulares chocarán con un enorme descontento entre los trabajadores y el pueblo, tras largos años de salarios de hambre, desempleo y privatizaciones, mientras la burguesía y las transnacionales acumularon enormes ganancias. Por eso, distintos analistas prevén un gobierno débil e inestable y que deberá enfrentar una tenaz lucha de las masas contra el intento de consolidar el TLC con Estados Unidos y por las postergadas demandas obreras, campesinas y populares.