< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


Reformismo

 

El paso del MAS a la oposición del gobierno, amagando incluso ponerse al frente de las protestas sociales, no significa, sin embargo que rompa con el régimen, del cual ha actuado hasta ahora como “pata izquierda” en nombre de la “defensa de la democracia”.

En esto, hay una continuidad: hay que recordar que el MAS jugó un papel decisivo en canalizar el levantamiento de octubre hacia la sucesión constitucional de Carlos Mesa. Durante casi un año y medio fue su principal sostén político, garantizando una tregua sin la cual Mesa difícilmente hubiera podido mantenerse hasta ahora, y avaló sus iniciativas políticas como el tramposo referéndum o el proyecto de una Constituyente dentro del régimen. Apoyó desde la izquierda la estrategia de “reacción democrática” con que Carlos Mesa pretende recomponer esta “democracia para ricos” y evitar nuevos octubres. Ahora mismo le pide la Presidente que “vuelva a la agenda de Octubre”. El año pasado el MAS llegó a actuar como “guardián de palacio” oponiéndose frontalmente a movilizaciones como las convocadas por la COB.

Esos buenos servicios prestados por el MAS le permitieron al gobierno ganar tiempo y a la reacción cruceña y parlamentaria levantar cabeza, hasta llegar a la actual situación política. Ahora, empujados a la oposición a pesar suyo, Evo y la cúpula del MAS se acercan a la COB, asumen gestos más “combativos” e incluso pueden alentar las luchas donde tiene influencia. Sin embargo, esto no cambia su estrategia reformista, en el camino para las elecciones del 2007, pues siguen apostando a ser una alternativa de gobierno “responsable y seria” -al estilo de Lula en Brasil-. La vieja concepción reformista de presionar para negociar y conciliar con la burguesía y su Estado sólo sirve para provocar derrotas y frustraciones a los trabajadores y el pueblo.