< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


Un referéndum antidemocrático que favoreció a las oligarquías

 

A pesar de que el NO fue mayoritario, el triunfo del sí en cuatro departamentos es un éxito político relativo para las élites dominantes en Santa Cruz, Beni, Tarija y Pando, pues les permite “legitimar” con el voto su reaccionario proyecto autonomista.
Aunque a nivel nacional la derecha está a la defensiva, sin poder enfrentar al MAS con un bloque sólido, las oligarquías se atrincheran en el pronunciamiento autonómico para ejercer presión y defender sus posiciones.

El prefecto cruceño, Rubén Costas, se apuró a proclamar a Santa Cruz “departamento autónomo” aunque nada en la ley ni en la consulta electoral del domingo 2 habilite tal pronunciamiento, y se reunió con sus pares de la “media luna” para presionar por el reconocimiento de sus exigencias.

Pero esto no significa que la reacción cuente con una base social sólida en que apoyarse para sus planes. Por el contrario, en todo el Oriente hay enormes contradicciones económicas y sociales (siendo la tierra una de las más sentidas) y un paulatino proceso de diferenciación política que mina el terreno bajo los pies de la burguesía. Esto se expresa en numerosas luchas, y se reflejó de manera distorsionada en que la fuerza más votada en Santa Cruz fue el MAS.

El MAS y el referéndum

El MAS le facilitó las cosas a la derecha al pactar el antidemocrático mecanismo del referéndum autonómico vinculante, pues les permitió agitar demagógicamente una bandera sentida en las regiones, como es la protesta contra el centralismo del actual Estado burgués, sin dar ninguna posibilidad de expresar sus aspiraciones a los pueblos originarios de las Tierras Bajas ni a los trabajadores y el pueblo de las regiones postergadas. El gobierno mantuvo durante meses una actitud favorable al SÍ y recién en los últimos días se volcó a hacer campaña por el “NO” (aunque el vicepresidente García Linera insistía en mantener una “neutralidad razonable” para no entorpecer el diálogo con las élites locales).

Hay que quebrar el poder de las oligarquías

Una Asamblea Constituyente verdaderamente libre y soberana hubiera sido la instancia más democrática para poder discutir cómo garantizar el pleno derecho a la autodeterminación de los pueblos originarios y los intereses fundamentales de las regiones más postergadas, desemascarando el retrógrado autonomismo departamental. La lucha por una verdadera revolución agraria que liquide la gran propiedad rural y la efectiva nacionalización del gas y de las “capitalizadas”, es el camino para acabar con el poder de las oligarquías. Por supuesto, el MAS es contrario a medidas de este tipo y busca“consensuar” con los empresarios y terratenientes.

Por Eduardo Molina