< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


El encuentro Evo - Kirchner

Un acuerdo favorable a REPSOL

 

Evo Morales y Kirchner cerraron en Buenos Aires el acuerdo por el que se incrementa el precio del gas vendido a Argentina y se programa el aumento de los volúmenes de exportación que irán creciendo hasta superar los 20 millones de pies cúbicos. Además, se firmaron convenios entre YPFB y ENARSA, empresa estatal argentina, para la construcción de un nuevo gasoducto.

El precio del gas sube de 3,5 a 5 dólares por millar de pies cúbicos, pero su valor a nivel internacional hoy debería rondar los 10 dólares, con lo que en realidad, son Repsol y otras empresas que operan en el vecino país las que salen ganando, asegurándose la provisión de gas boliviano a un precio moderado, en grandes cantidades y a largo plazo. La exportación de gas a Argentina seguirá en manos de REPSOL y otras empresas, los ingresos del Estado nacional crecerán algo, pero la "parte del león" de la renta gasífera seguirá en manos de las transnacionales.

"Un matrimonio de conveniencia"

Con este título saluda el acuerdo la revista Energy Press (nº 300, 3 de julio), que refleja los intereses de la industria petrolera y explica: "El gobierno de Evo Morales y Repsol-YPF se necesitan aunque quizás no se quieran. Repsol necesita a Bolivia porque el país tiene grandes reservas de gas, y Bolivia necesita a Repsol porque le ofrece la inversión (...) el marco no podrá ser el de máximas ganancias a cualquier precio, sino el de beneficios razonables"; esto, luego de que los directivos de Resol reconocieran que "por cada dólar invertdio recuperaban 10", por lo que una reducción de estas superganancias escandalosas a cambio de seguridad a largo plazo, sigue siendo un buen negocio.

El gobierno de Kirchner está estrechamente ligado a Repsol, la transnacional española que controla la mayor parte de la producción de hidrocarburos en ese país. Como en los últimos años Repsol y otros pulpos no han hecho inversiones para aumentar la producción de gas en Argentina, sus reservas son insuficientes para atender a la vez el consumo interno y sus planes de expansión en el Cono Sur, en especial, la exportación de gas a Chile, que hoy depende de los suministros argentinos.
Así, la cláusula del acuerdo según la que el gas boliviano no sería reexportado a este país es meramente declaratoria.

Los nuevos contratos con Argentina marcan una pauta para la negociación con otras transnacionales, pero es posible que la discusión con Petrobras sea más dura, pues Brasil parece aferrarse a los contratos ya existentes en materia de precios.

Por una verdadera nacionalización, sin pago y bajo control de los trabajadores

Aunque estos convenios son presentados como avances en el camino de la “nacionalización consensuada”, lo cierto es que la muestran al desnudo: no hay verdadera nacionalización: no se va más allá de la renegociación de contratos y precios con las petroleras y de crear cierta participación estatal a través de una YPFB que está lejos de haber sido “refundada”. Es mentira que se puedan “asociar las transnacionales al interés nacional” como pretende el MAS. Está planteado continuar la lucha por una verdadera nacionalización, sin pago y bajo control de los trabajadores.