< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


Falleció el escritor Víctor Hugo Vizcarra

 

Escritor de las capas más sumergidas de la sociedad urbana de la Paz, de la marginalidad y los bajos fondos. Él mismo se educó en las calles, en esa dura universidad de la vida de los más humildes, desposeídos y marginados, del abandono, del lumpen urbano.

Autor de varios trabajos publicados, como Coba: el lenguaje del hampa, Alcoholatum y otros drinks, Borracho estaba pero me acuerdo, cuentos y otros textos. Una moderada fama parece adularlo ahora que no está, y sus libros se venden más en las librerías paceñas.

Si su imaginación poética lo impulsaba a una escritura auténtica, contando las durezas de lo que había visto y vivido, su visión política espontánea tomaba más bien los tonos de un anarquismo sentimental.

Más de una vez compartió una mesa en el “Boca” y hubo ocasión de que opinara aportando sobre el lenguaje de Palabra Obrera.

Víctor Hugo había escrito que no llegaría a los 50. Murió a los cuarenta y tantos. El cuerpo le dijo basta hace unos días. Su valiosa literatura nos queda, anclando mejor su recuerdo. Hasta siempre Víctor Hugo.