< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


Polémica

El POR no quiso construir un frente único "contra el oficialismo y las camarillas burocratizadas"

 

El POR planteó ante el congreso cobista: “contra el oficialismo y las camarillas burocratizadas, recuperemos la COB para las bases y la revolución” y que “sería funesto para el movimiento obrero que el gobierno controle a la COB” (Masas nº 1998). Ser consecuentes con estas definiciones implicaba dar una dura lucha para preservar la independencia política de la central obrera frente al gobierno del MAS y para impulsar la organización obrera independiente y basada en la democracia obrera.
Coincidimos con el POR en que la COB es hoy una sombra de lo que fue en sus épocas de auge, cuando se constituía como la representación orgánica de las masas trabajadores y un puntal de la alianza obrera, campesina y popular. Esto plantea dos problemas centrales para los que el POR no tiene respuesta:

El POR no tiene nada que decir a los trabajadores que se organizan

Al tiempo de pelear por la más amplia democracia obrera en la organización sindical y contra todas las alas de la burocracia (sea oficialista o “radical”), en la estrategia de construir una nueva dirección revolucionaria en los sindicatos, para los trostkistas es capital plantear una política para la organización del nuevo movimiento obrero: esos cientos de miles de trabajadores que sufren el despotismo y la explotación capitalista en empresas, fábricas y talleres, que hoy no están integrados a la COB y uno de cuyos primeros pasos es el intento de sindicalizarse.

Una política correcta desde los sindicatos combativos como la Federación del magisterio urbano de La Paz (que el POR dirige), podría ser una gran palanca para impulsar la reorganización de las filas obreras.

Lamentablemente, el POR, que se arroga la representación política del proletariado, no da ninguna importancia a este problema y ha preferido adaptarse a los escenarios tradicionales, en sus viejos reductos del sindicalismo universitario y magisterial, antes de plantearse cómo contribuir a un bloque de sindicatos combativos, corrientes estudiantiles progresivas y la izquierda obrera y socialista, para impulsar la organización obrera independiente.

El POR y la organización política de la clase obrera

Esta lucha es inseparable de proponer a los trabajadores una alternativa política de clase frente al MAS. Esta necesidad se expresó en el Congreso nuevamente con el debate sobre la necesidad de un instrumento político de los trabajadores. Esta posición fue sostenida en las tesis presentada por los mineros de Huanuni y por otros sectores. Naturalmente, fue ferozmente combatida por los seguidores del MAS y por el stalinista Partido Comunista. Sin embargo, se impuso en los debates de la Comisión Política y fue aprobada por el congreso.

El POR se opone frontalmente a la idea misma de un IPT y esta vez prefirió no participar prácticamente en este debate. Sabía que su oposición al IPT lo deja, de hecho y más allá de sus intenciones, en “unidad de acción” con el stalinismo y el reformismo del MAS que quieren una COB oficialista.

Para sus dirigentes, el POR, a pesar de su reducida influencia, ya es el partido revolucionario y por tanto, el problema histórico de la dirección proletaria está resuelto de una vez y por todas. Esta autoproclamación puede alimentar las reuniones de célula, pero no da ninguna respuesta a los sectores de trabajadores avanzados que comienzan a hacer la experiencia con el gobierno de Evo Morales y buscan una alternativa política.

Una vez más, reflexionen, compañeros

El deslucido papel del POR en este congreso no tiene que ver sólo con sus disminuidas fuerzas (sólo pudo aportar con la delegación universitaria de Cochabamba y con sus dirigentes del magisterio paceño). Tiene que ver ante todo con la impotencia política a que lo conducen su adaptación al sindicalismo y su sectarismo y abstencionismo político. Así, no quiso contribuir a organizar en el Congreso y después de éste, un polo independiente del oficialismo y de las burocracias que dicen combatir.

Los militantes del POR-Masas deberían reflexionar y proponerse impulsar un bloque de frente único por la organización obrera independiente, la unidad y coordinación de las luchas y un instrumento político de los trabajadores basado en los sindicatos, con democracia obrera y un programa obrero y campesino frente a la crisis nacional. Este sería un paso adelante gigantesco para los trabajadores y un medio mucho más favorable para luchar por la construcción de un genuino partido revolucionario de la clase obrera.

Por V.M.