< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


TEA (Taller Externo El Alto) ROMPIENDO CADENAS:


Crónica de las últimas semanas de conflicto
 
JPEG - 22 KB
Corte de calles de TEA ante el Ministerio de Trabajo, que se protegió cerrando sus puertas y con la guardia policial.

El 13 de julio el empresario busca las maneras de romper el convenio suscrito ante el Ministerio de Trabajo, ya que un sindicato como el SITRATEA, amenazaba visiblemente sus intereses económicos, al no encontrar la forma de disuadir el sindicato usa como excusa la no firma de contratos lesivos a los derechos de los trabajadores.

El 14 de julio sin previo aviso y alevosamente la empresa cierra operaciones y deja 80 trabajadores despedidos entre ellos 70 mujeres madres de familia, mujeres solas y embarazadas violando por completo el Art. 11 del DS 28699,y el Art. 12 de la Ley General del Trabajo, infringiendo el fuero sindical.

Inmediatamente preparamos una serie de movilizaciones al ministerio de trabajo el cual indicó que “no existían dichos despidos y nuestras demandas eran absurdas,” cuando la dura realidad era otra: 80 familias estaban en la calle. El 15 de julio en las efemérides de La Paz nos preparamos para intervenir en el desfile de teas y denunciar estos atropellos a los trabajadores ante la prensa ante la ciudadanía y ante el presidente Evo Morales al cual se le entregó una carta pidiendo su intervención.
El mismo presidente indicó y recalcó que no existían dichos despidos ya que la ley no lo permitía, pero el rostro de los trabajadores era otro, ya que si estábamos despedidos y en la calle.

Ante la negativa del empresario a reincorporarnos, los trabajadores del TEA denunciamos ante los medios de comunicación y el pueblo en general todas las artimañas de Exportadores Bolivianos S.R.L. y de su ejecutivo principal Eduardo Bracamonte, pero para sorpresa nuestra éste era considerado por el gobierno como “intocable”.

Comprendimos recién que no solo la lucha, de ahí en adelante, iba a ser con el empresario sino también con los burócratas del gobierno, lo cual comprobamos cuando iniciamos nuestra campaña para el fondo de huelga.

Todas las instituciones, como las universidades UMSA y UPEA, el CEDLA y otros cooperaron en cada visita que les hicimos, recaudando cada día que fuimos entre 75 a 100 bolivianos, pero en la Cámara de Diputados a los del MAS no les importó nuestra lucha, mas bien nos instaron a desistir de nuestras acciones, ya que “con marchas y protestas solo íbamos a truncar nuestra situación”.
¡Que fácil se olvidaron de aquellos tiempos en que participaban de las marchas y bloqueos!

Los pocos pero valerosos trabajadores del TEA seguimos nuestra lucha con movilizaciones a la CAMEX Y LA CANEB, pero poco a poco nos fuimos debilitando. Gracias al apoyo de otros sindicatos como SITRASABSA, la Casa Obrera y Juvenil, compañeros trabajadores de otros países como la DGB alemana, nos sostuvimos en pie de lucha. Como el gobierno no tomaba una posición clara ante el conflicto del TEA y ante empresarios como Bracamonte, los trabajadores instalamos la huelga de hambre en pleno Prado paceño con 10 compañeras huelguistas entre ellos dos embarazadas que pedían a gritos ¡justicia para los trabajadores¡

Es allí que los trabajadores del TEA nos vimos por un lado luchando con el empresario y por otro contra el gobierno que a toda costa quería ponerle un fin al conflicto para que no repercuta en otras organizaciones, por lo que sacrificó al TEA entregándonos en las garras del empresario que fácilmente evadió sus obligaciones y burló las leyes, pues el gobierno no quería afectar la relación pactada con los empresarios burgueses.

Fueron varias semanas de intensa experiencia sindical y también política, ya que nosotros jamás pensamos que tanto nuestras organizaciones matrices, como el gobierno nos dejaría en ese estado de orfandad.
Aprendimos mucho, en especial que los trabajadores en primer lugar fabriles, debemos organizar a los miles que están desamparados y que no cuentan con sindicatos, pero que esta organización sindical no es suficiente para hacer respetar nuestros derechos, necesitamos avanzar y dar pasos en la organización política de los asalariados ya que es en este plano donde se definen los problemas fundamentales de los trabajadores.
Estas experiencias las llevaremos a cada taller y fábrica en la que volvamos a trabajar y enseñaremos a nuestros compañeros que los trabajadores debemos confiar únicamente en nuestras propias fuerzas, organización y lucha.

Por Elvio Mamani
Secretario General
de SITRATEA