< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


La Escuela Ayllu de Warisata, Carlos Salazar M. y de cómo el MAS se apropia de la historia

 

Los ataques al magisterio urbano por parte del gobierno y organizaciones afines han venido acompañadas de numerosas solicitadas en que se alude al trotskismo “por estar aliado a la derecha”.
Esta fobia antitrotskista del oficialismo busca disimular su política de acuerdos con la derecha, los empresarios y la Iglesia, atacando a la única corriente ideológica que marca a fuego su política reformista de colaboración de clases y evoca la revolución obrera y socialista.

Vale la pena recordar que junto al libertario Elizardo Pérez y el amauta Avelino Siñani, de cuyas figuras se apropia el gobierno sin mérito alguno para titular su proyecto de ley, luchó en Warisata el trotskista Carlos Salazar Mostajo (autor del libro Warisata mía) y al que el MAS ignora deshonestamente.

La Escuela Ayllu de Warisata en los 30 y cuando los gamonales proscribían en la práctica a la educación indígena como un “peligro comunista” fue la primera en plantearse una educación liberadora, construida con las manos de los pobladores de las comunidades que veían el espíritu liberador y combatiente que de sus aulas emanaba. Warisata lo primero que enseñó fue a luchar y por eso fue liquidada por el régimen de la rosca minera.
La escuela de Warisata nunca educó en que había que pactar con los explotadores y latifundistas, denunció el rol de las fuerzas armadas, incluso en momentos difíciles como la pos Guerra del Chaco. Y estos logros, más allá de las insuficiencias que el proyecto hubiera tenido, bastan para ponerla en la acera opuesta al proyecto educativo del MAS, tan lejos de Warisata y tan cercano a la “reforma educativa”.

Los trotskistas de la LOR-CI podemos tener importantes diferencias con las posiciones que sostuvo Salazar Mostajo, como hoy con el POR-Masas y los dirigentes del magisterio, sin embargo, frente a los ataques y el mal intencionado “olvido” del gobierno y sus amigos, debemos recuperar la verdad histórica y afirmamos que como trotskistas tenemos el orgullo de formar parte de una corriente que fue parte de los episodios más destacados de la lucha de clases, mal que le pese al indigenismo gubernamental.