< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


La posición de los marxistas

Religión y educación

 

El Estado debe considerar a la religión, sea esta católica, evangélica, de raíz andina, etc. como un asunto personal, y por tanto, eliminar todo financiamiento o subvención estatal a las iglesias así como los espacios que les facilita en las escuelas para dictar sus dogmas religiosos y educar en el servilismo y opresión de la mujer. Defendemos el derecho de los ciudadanos a profesar su fe y la libertad de culto para todos -católicos, protestantes, metodistas, judíos, musulmanes o andinos-, pero estamos en contra de que encubriéndose en los sentimientos religiosos que una gran parte de la población mantiene, esa poderosa institución que siempre ha estado al servicio de los ricos y apoyado a los gobiernos de turno, la jerarquía católica y sus hermanas menores se arroguen ninguna influencia ni poder sobre la educación de los hijos del pueblo.

Además, como socialistas, esto no quiere decir que “hagamos y dejemos hacer”, pacientemente pero con firmeza discutimos contra las creencias religiosas que nublan la inteligencia, la conciencia y la voluntad de los hombres y mujeres del pueblo. Las diversas iglesias son instituciones difunden el conformismo en este mundo con el consuelo del más allá, un mensaje esencialmente reaccionario, predicando que el orden social, las razas y las clases sociales son “voluntad de dios” y que por tanto debemos “respetarnos” oprimidos y opresores, explotados y explotadores, renunciando a cambiar este estado de cosas.

Además, se apoyan en la superstición e ignorancia para difundir creencias rebatidas desde hace siglos por los enormes avances de la ciencia y la cultura universales, que han demostrado cómo la vida y el mismo origen del ser humano, lejos de ser el capricho instantáneo de un “creador” omnipotente aburrido de su soledad, son producto de millones de años de evolución, a través de procesos complejos que la química, la física, la biología, la paleontología y otras ciencias han desentrañado en buena medida.

Motivos más que suficientes para eliminar la enseñanza religiosa de los colegios, pues no puede haber una educación científica, liberadora, que ponga los avances del conocimiento y la cultura universales las necesidades y la liberación nacional y social, mientras en la escuela haya intromisión clerical.

Por D.D.