< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


Historia obrera y popular

León Trotsky es asesinado en México


Hoy lo recordamos lanzando un grito de guerra contra el capital y el imperialismo
 

Las estremecedoras imágenes del bombardeo israelí de las ciudades del Líbano, masacrando a civiles indefensos es la más viva advertencia de lo que el dominio imperialista significa para la humanidad: guerras, ocupaciones, crisis, hambre, miseria, explotación, en un mundo donde el desarrollo de las fuerzas productivas permitiría resolver problemas básicos de la existencia humana, sino fuera que están al servicio de la ganancia capitalista y de la opresión de todo el plantea por un puñado de naciones imperialistas.

Mientras un puñado de transnacionales y multimillonarios como Bill Gates que posee más de 80.000 millones de dólares! acumulan gigantescas riquezas a costa de la explotación de millones de trabajadores en todo el mundo, una parte inmensa de la humanidad se hunde en la miseria, contando con un dólar diario para vivir por persona.

Mientras una parte de los trabajadores son cada vez más explotados en agotadoras jornadas laborales y con salarios cada vez más insuficientes, una parte creciente de la clase obrera, en especial los jóvenes y mujeres, son precarizados, superexplotados, arrojados al desempleo.

Mientras proclaman la “libertad” y la “democracia” agreden a los pueblos que luchan por su liberación, mantienen la opresión de la mujer, el racismo, la represión sobre la juventud y las minorías y por si fuera poco, la sed de ganancias del capital está provocando una crisis ecológica de proporciones inéditas en la historia. La alternativa histórica que enfrenta la humanidad es socialismo o barbarie capitalista.

A pesar de lo que digan los populistas y “posmarxistas” como García Linera y otros intelectuales convertidos en funcionarios del gobierno masista, el marxismo es la única concepción que no sólo traza un profundo análisis del funcionamiento y las contradicciones de este sistema de explotación y opresión generalizada, sino también proporciona una “guía para la acción” para su transformación revolucionaria. El odio que los defensores del orden existente -sean neoliberales o reformistas- profesan contra el marxismo y el trotskismo es bien merecido: simbolizan el fantasma de la revolución obrera y del comunismo.

El legado de Trotsky mantienen plena vigencia y actualidad porque sintetiza la más avanzada teoría política revolucionaria, elaborada sobre la experiencia de dos siglos de revoluciones y contrarrevoluciones a escala mundial, y es imprescindible para desarrollar un marxismo vivo y creador, para actuar ante los grandes problemas y desafíos que el capitalismo imperialista decadente del siglo XXI plantea a los trabajadores y los pueblos oprimidos que luchan por su liberación.

Por Eduardo Molina