< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


Asamblea Constituyente:

Cada vez más sujeta a las exigencias de la reacción

 

Después de semanas de empantanamiento las actividades de la Constituyente marchan a “paso lento”, con la aprobación en grande del reglamento interno. El MAS hizo votar la declaración de “originaria” de la Asamblea sólo para encubrir sus mayores concesiones a la derecha: los “dos tercios” para los temas importantes de la nueva constitución, compromiso de respeto a la autonomía exigida por las oligarquías de la “media luna”, además de otros puntos que negocia con el MNR, Unidad Nacional y fuerzas menores.

La derecha, los prefectos y los “cívicos” aceptan por ahora que la asamblea funcione, pero poniendo estrechos condicionamientos, manteniendo un duro discurso y amenazando con romper, desconocer la futura Constitución y marchar hacia autonomías de hecho si el MAS pretende avanzar más de lo que consideren aceptable.

Así, pueden esperarse nuevos forcejeos y “cortocircuitos” en una Asamblea cada vez más deslucida y entrampada entre dos posibilidades: estallar si el MAS intenta introducir reformas que por tímidas que sean, la derecha rechace; o condenarse a la mayor intrascendencia en los marcos de un pacto con la derecha.

Es lo que a su manera reconoce el constituyente masista Raúl Prada al quejarse del “desplazamiento del conflicto del escenario de la asamblea a las regiones y las organizaciones sociales” y la “incertidumbre” que pesa “sobre el futuro inmediato de la Asamblea”.

Lo cierto es que la Constituyente no “refundará el país”, no resolverá los problemas nacionales ni responderá a las expectativas populares. Las tareas de la liberación nacional y social no figuran en su agenda ni se resolverán por vía constitucional; descansan por entero en manos de los obreros, los campesinos, los pueblos originarios, que sí aspiran una transformación radical del actual estado de cosas.