< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


Represión en Carrasco desnuda la política cocalera del MAS

 

La muerte de dos humildes cocaleros cerca de Parque Carrasco, en Yungas de Vandiola, al resistir un operativo policial de erradicación y la posterior retención de 11 efectivos por los indignados campesinos, dejó al desnudo la política del MAS ante la cuestión de la coca.
El gobierno de Evo Morales hace campaña internacional por la despenalización de la hoja de coca y plantea una política alternativa a la “erradicación forzosa” impulsada por los yanquis, que se había hecho prácticamente inaplicable desde Octubre del 2003.

Esta nueva política se basa en el “autocontrol” de los cocaleros en las zonas tradicionales sobre la base de “un cato de coca por afiliado” pero es vista con gran desconfianza por el gobierno norteamericano. El MAS busca la “comprensión” de Washington intentando demostrarle que puede limitar la extensión de los cultivos apelando a su influencia entre los colonizadores, al mismo tiempo que deja correr los planes de “desarrollo alternativo” y otras operaciones de USAID y sus ONGs “satélites” en Yungas y otras zonas productoras. Los hechos de Yungas de Vandiola demostraron que el gobierno sigue aplicando en las zonas no reconocidas por la nefasta Ley 1008 la “erradicación forzosa” contra la que tanto combatieron los cocaleros.
Frente a la legítima resistencia campesina, Evo echó mano del mismo viejo discurso: “detrás está el narcotráfico”, para aislar a los cocaleros de la zona, mientras acudía al Chapare a renovar el apoyo de las Federaciones del Trópico.

Yungas de Vandiola resiste

Un pronunciamiento de la Subcentral Campesina Icuna del 16 de Octubre explica “Luego de dos arduas semanas de resistencia a la militarización e intento de erradicación del gobierno de Evo Morales en la zona de cultivo tradicional de Yungas de Vandiola, (...)La erradicación continua impune y la subcentral Icuna se alista a resistir.” (...) “La coca en sí misma, o una política de industrialización de la coca, no le interesa al gobierno y prueba de ello es que el MAS intente erradicar la única zona legal y milenaria de plantación de cocales de Yungas Vandiola” (...) El texto llama al bloqueo de caminos y movilización y señala: “La tragedia de Huanuni y los asesinatos de nuestros compañeros cocaleros en Yungas Vandiola el pasado 31 de septiembre por fuerzas del gobierno, demuestran que los entenados de este gobierno debemos unirnos para resistir esta política sectorialista que está dividiendo y enfrentando a los trabajadores y campesinos de Bolivia. Por eso convocamos a la COB a organizar y dirigir la resistencia contra la traición a la coca y la nacionalización”.