< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


“Me hice trotskista en el camino”

 

Las razones de por qué, como trabajador indígena, colaboro, estudio y milito en el círculo de Palabra Obrera y la Casa Obrera y Juvenil son diversas, pero creo que la principal razón que me motiva a hacerlo es la política e ideología marxista y trotskista que llevan adelante los miembros de la Casa Obrera y Juvenil. Las mismas eran desconocidas para mí hasta hace unos meses atrás cuando iniciamos la lucha del sindicato del TEA, por mejores condiciones de trabajo, contra la explotación laboral y por la dignificación de nuestra clase que hasta entonces no teníamos ni identidad ni línea política ni sindical.

La lucha duró casi dos meses. A mí me sirvió para hacer una pequeña experiencia política y sindical y por sobre todo, despertar en mi conciencia de la clase obrera, mi acercamiento con las entidades gubernamentales y políticas me hicieron ver que el sector mas postergado de la sociedad es el proletariado, además de las condiciones esclavistas en las que trabajan centenares, miles de trabajadores asalariados, que diariamente son sometidos por la burguesía capitalista. Comprendí que las entidades matrices que supuestamente representan a los trabajadores no lo hacen o bien obedecen al gobierno y poco o nada podían hacer por 80 trabajadores, entre ellos 70 mujeres, despedidos de la manera mas salvaje y traicionera.

Los compañeros que apoyaron nuestra causa y lucharon a nuestro lado fueron los compañeros de línea trotskista que no escatimaron esfuerzos para enfrentar a los empresarios y al gobierno y dar una solución que conviniese a los intereses de los trabajadores. Me hice trotskista en el camino y hoy quiero contribuir con un granito de arena para que los miles de trabajadores se organicen y no permitamos más la explotación laboral, de los más desfavorecidos, de los pobres, de los campesinos. Y hago un llamado a los trabajadores a unirse a la lucha que lleva adelante la LORCI.

Por Elvio Mamani, Sec. Gral. SITRATEA