< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


El levantamiento contra Reyes Villa

Cochabamba sacudió al país

 

El levantamiento de enero en esa ciudad fue la más importante crisis política y la mayor acción de masas desde que Evo Morales asumió el gobierno. Desde fines del año pasado Reyes Villa, el ex socio del masacrador Goni, venía maniobrando para alinear a Cochabamba con el planteo autonomista de las oligarquías de la “media luna”. El éxito relativo de algunas “convocatorias por la paz y la democracia” en diciembre lo alentó a subir la apuesta e impulsar un referéndum autonomista departamental. Esto hubiera cambiado la relación de fuerzas a favor de la “media luna”, pero fue visto como una provocación y causó el levantamiento de los trabajadores, campesinos y el pueblo pobre, con bloqueos, poderosas movilizaciones como el cabildo abierto del 12 de enero y la toma de la prefectura, mientras la policía, tras la represión inicial, quedaba paralizada por las diferencias entre el gobierno (que destituyó al jefe policial) y el prefecto.
La agresión de bandas de choque ultraderechistas, montadas con elementos de la “juventud dorada” burguesa y lúmpenes, amparadas por la prefectura, financiadas por empresarios y con apoyo de la Juventud Cruceñista, derivó en un conato de guerra civil local con dos muertos y numerosos heridos.
El MAS dejó correr y hasta alentó al principio la movilización para neutralizar el intento de Reyes Villa, pero se opuso frontalmente a que el mismo cayera bajo el embate de masas, pues eso afectaría su búsqueda de acuerdos con la derecha y al régimen político en su conjunto.

Por eso, sus cuadros sindicales y parlamentarios traicionaron la lucha del pueblo cochabambino, sosteniendo a Reyes Villa en su cargo, pese a que había escapado y quedó muy debilitado (hasta hoy no logra reacomodarse en la Prefectura), con el argumento de “respetar la democracia”. Los dirigentes masistas maniobraron el cabildo popular, frenaron, dividieron y llamaron a desmovilizarse para esperar una futura “ley de referéndum revocatorio” de los mandatos nacionales, prefecturales o municipales, a ser negociada en el Parlamento con la derecha.

Así, el MAS prácticamente evitó que las masas derribaran a Reyes Villa. Sin embargo, no pudo impedir que sectores de vanguardia desbordaran e intentaran continuar la lucha, en medio de la profunda crisis, el vacío local de poder, aunque presionando al Consejo Departamental para declarar un fugaz “gobierno prefectural revolucionario” (ver nota en p. 7).