< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


Se acerca el Congreso de la COR

Tareas del movimiento obrero alteño

 

En las próximas semanas deberían llevarse a cabo dos eventos de gran importancia para los trabajadores y el pueblo alteño: un congreso orgánico y un congreso ordinario de la COR, que deben definir los lineamientos generales para el próximo periodo así como también la elección de una nueva directiva. Con esta nota invitamos a comenzar una reflexión sobre cuáles son las necesidades y tareas de los trabajadores de El Alto.

En las últimas movilizaciones contra el prefecto Paredes, se pudo constatar que la COR está perdiendo capacidad de convocatoria, con varios de sus dirigentes seriamente cuestionados, no solo por grupos vinculados a “Pepelucho” sino también por sectores de trabajadores y el pueblo, que están viendo que el compromiso de la COR con el actual gobierno solo sirve para desmovilizar y convertir a la COR en dique de contención para que la agenda de octubre del 2003 sea burlada al servicio de una política de conciliación con la burguesía. Además, la COR no es hoy un efectivo instrumento de organización para la mayoría d e los trabajadores de El Alto.

La realidad de los asalariados alteños y la COR

Hoy son más de cien mil los asalariados que trabajan y viven en duras condiciones de super explotación en el Alto, es decir, más incluso que los gremiales. Cientos de fábricas grandes y medianas e innumerables talleres pueblan los distritos alteños.

Estas capas obreras son parte de un amplio proceso de recomposición de la clase trabajadora, con intentos de organización, luchas en defensa del salario y del empleo y contra la prepotencia patronal, enfrentando difíciles condiciones, aislados y sin experiencia.

Muchas veces los empresarios impiden directamente la organización sindical, como en ORBOL, una de las principales empresas exportadoras de joyas, donde no se respetan las 8 horas de trabajo y se viven condiciones de trabajo semiesclavistas.

Muchas fábricas importantes no cuentan con organización sindical, como la PIL y grandes textileras y joyeras. En otras, como en algunas fábricas de muebles de exportación, hay sindicato pero sus direcciones son abiertamente “amarillas” y responden a la patronal.

Sin embargo, sigue estando ausente en las organizaciones matrices de los trabajadores, una política para apoyar e impulsar su organización, dejándolos librados a su suerte.
Así, en el mes de julio del año pasado los trabajadores del Taller Externo de El Alto, perteneciente a la empresa EXBOL S.A. organizaron su sindicato y se produjo una salvaje masacre blanca con 80 mujeres despedidas. En el mismo periodo tuvimos la precarización y el despido de trabajadores de Aseo Urbano. No hace mucho en Corporación Horizontes, empresa exportadora perteneciente al Arzobispado de Sucre e intereses franceses, los trabajadores que soportan una dura explotación debieron salir solos a luchar para que les paguen los salarios atrasados de 500 Bs$. Solo para dar un ejemplo más, vemos el caso de 18 trabajadoras salvajemente explotadas por AMETEX y los curas del “Cuerpo de Cristo”. En estos casos, como en muchos otros, la COR estuvo ausente. ¡Esta situación no puede continuar!

Peleas de camarillas, a espaldas de las bases

Sin embargo, lo que viene primando en el seno de nuestra COR es la pelea entre diversas camarillas, de espaldas a las necesidades tanto de los asalariados, como de los gremiales de base y otros sectores populares que integran nuestra central.

La actual conducción encabeza por Edgar Patana mantiene fuertes lazos con el gobierno, es pro eso, obedeciendo al pedido del MAS, que prefirió desactivar en enero la lucha contra Paredes. Como los empresarios exportadores tienen fuertes acuerdos con el gobierno en nombre de un común “esfuerzo exportador” donde los obreros ponen el sudor y los empresarios se llevan las ganancias, tampoco quieren alterar la “paz social” en las empresas ayudando a los obreros a organizarse.

Otras camarillas están ligadas a la derecha tradicional y en particular a “Pepelucho”. Pese a sus peleas, lo que tienen en común estas tendencias es su carácter burocrático y el rechazo a la necesaria independencia política y sindical frente al gobierno y los partidos de la burguesía, ya que son enemigos de la organización obrera independiente.

Agrupar a la vanguardia

Frente a esto, hay que comenzar a agrupar a los compañeros más honestos y combativos para pelear por la organización obrera independiente en todos los terrenos, por una COR para la lucha y la organización, con democracia obrera. Para ello es preciso levantar un programa de clase, que responda a las demandas de los trabajadores y el pueblo pobre.


JPEG - 19.4 KB
Movilización ante el Ministerio de Trabajo de SITRASABSA.

Un programa de lucha y organización para el movimiento obrero de El Alto

 Ayudar a la organización de todas las empresas y talleres.

 Unidad de las filas obreras: sindicalizados y no sindicalizados, efectivos y eventuales, para enfrentar juntos a los empresarios y su prepotencia, pelear por el salario y contra los despidos, imponer el respeto a nuestros derechos laborales y de organización.

 Democracia obrera en todas nuestras organizaciones, de arriba abajo. Basta de dirigentes burocratizados y vendidos!

 Por un programa obrero de alianza con los demás sectores explotados y oprimidos de nuestro pueblo, como los gremiales, artesanos, pequeños comerciantes, trabajadores por cuenta propia, etc. La COR debe defender sus legítimos intereses.

 Un programa de acción para luchar contra Paredes y la derecha, por el salario y el empleo, educación, salud y vivienda, por la tierra y el territorio para nuestros hermanos del campo, por la efectiva nacionalización del gas y los recursos naturales. Por la reversión al Estado de las “capitalizadas” (Aguas del Illimani, Electropaz, etc.), sin indemnización y bajo control de los trabajadores.

 Por la plena independencia política de la COR y los sindicatos frente al gobierno del MAS y el Estado, tanto como frente a los empresarios, sus partidos, la Iglesia y las ONGs.

 Por una COR al servicio de la unidad y coordinación de las luchas, que activamente prepare, política y organizativamente, el terreno para construir una genuina asamblea popular alteña en los próximos combates contra la reacción derechista y por nuestras demandas.

¡Por una organización obrera independiente!

Es necesario que los trabajadores alteños intervengamos en el próximos congresos de la COR para impulsar en primer lugar una amplia política de organización sindical de fabricas y talleres. Sin embargo, esto no puede quedar ahí: hay que ayudar a lso trabajadores a organizarse pro abajo en sus lugares de empelo, llevar la solidaridad a las luchas, unir y coordinar. Es también necesario que los trabajadores empecemos a discutir como construir nuestras propias herramientas de intervención política independiente.

Desde Palabra Obrera llamamos a los sindicatos combativos como SITRASABSA, a los trabajadores y a los compañeros más conscientes y luchadores de los distintos sectores, a sumar fuerzas y construir un bloque por la organización obrera independiente.