< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


Inundaciones en Santa Cruz

Plan de emergencia obrero y campesino

 

Las inundaciones en Santa Cruz y otras regiones del país afectan ya a miles de familias, destruyendo innumerables viviendas y sembradíos.

La política del Prefecto Costas es ayudar ante todo a los empresarios, ganaderos y terratenientes, que se preocupan sólo por sus vacas y plantaciones, y quiere manejar a su antojo la “ayuda” prometida. Mientras, el socorro oficial es completamente insuficiente. El gobierno nacional se limita a gestionar la “cooperación internacional” y el aporte de Defensa civil llega con cuentagotas.

La tremenda situación de miles de familias pobres que han perdido todo no admite espera ni contemplaciones. La COB, la COD-SC, CSUTCB y demás organizaciones de masas deben brindar su solidaridad y apoyo, levantando un programa de emergencia obrero y campesino que parta de:

 Comités de los afectados humildes, para controlar la distribución de la ayuda independientemente de la Prefectura y del gobierno nacional.

 Confiscación por razones de emergencia de las existencias de alimentos, ropa, medicamentos, materiales de construcción, en manos de las grandes empresas cruceñas, nacionales y transnacionales, para responder inmediatamente a las necesidades de los afectados.

 Confiscación de las tierras necesarias para reinstalar sin costo alguno a las familias campesinas e indígenas damnificadas.