< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


¿Socialismo del Siglo XXI?

 

La perspectiva del “socialismo del siglo XXI” que plantea el gobierno de Chávez, sólo se limita a una estatización burguesa en algunos sectores de la economía, con indemnización a los grupos parasitarios que durante décadas se llenaron los bolsillos a costa del hambre y la miseria de millones, permitiendo que sectores burgueses nacionales e importantes firmas imperialistas sigan haciendo negocios millonarios en otros sectores de la economía e incluso en la principal industria venezolana como es el petróleo. Para Trotsky, a quien se refirió Chávez en su discurso, la clave era vincular las expropiaciones con la perspectiva del derrocamiento del capitalismo y por lo tanto había que completarlas con “expropiar los bancos y establecer un solo banco nacional” y “la conquista del poder por la clase trabajadora”.

Sin embargo, para Chávez su “vía venezolana al socialismo” pasa por la convivencia con el capital privado, como lo demuestra su llamado al empresariado nacional.

Por el contrario, los socialistas revolucionarios peleamos por la expropiación sin pago y bajo control de los trabajadores y los usuarios de todas las empresas privatizadas, en el camino de expropiar todas las grandes empresas, la banca y los hidrocarburos y establecer un gobierno de la clase obrera, la única clase que puede planificar el conjunto de la economía en forma racional y al servicio de las grandes mayorías obreras y populares y acabar hasta el final con la expoliación imperialista de las riquezas de nuestro continente.