< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


Articulo de Tapa

Basta de salarios de hambre


Apoyar y coordinar la lucha
 

EL GOBIERNO CONCILIA Y CEDE ANTE LA DERECHA, los empresarios y las transnacionales (aunque en medio de peleas duras como la que hay por el control de la Justicia y el Tribunal Constitucional, o el paro cívico de Cochabamba) mientras se pone duro contra los reclamos obreros y populares.
Así, Evo Morales en persona atacó a los maestros, salubristas, mineros, pequeños vendedores de ropa usada y decenas de otros sectores que en las últimas semanas salieron a las calles a reclamar por sus justas demandas.
Aunque los dirigentes nacionales de salud y magisterio firmaron acuerdos para frenar esas luchas, los conflictos siguen y demuestran que crece el descontento por los salarios de hambre, la falta de trabajo digno, la situación de la educación, la salud, la seguridad social y demás necesidades del pueblo trabajador.
También, crece la impaciencia por la falta de solución a las grandes demandas de la “agenda de octubre”, como una verdadera nacionalización del gas, tierra y territorio, la recuperación de las empresas públicas “capitalizadas”, y la ruptura con el imperialismo, sin lo cual es impensable salir de la miseria, la opresión y la explotación.
Pero la COB, las Confederaciones, la COR alteña y otras organizaciones sindicales que apoyan al MAS “miran para otro lado” y no quieren centralizar los procesos de lucha y organización entre los trabajadores.
Es hora de plantear claramente la lucha por el salario y las condiciones laborales, la educación, la salud y demás exigencias de los trabajadores y el pueblo.

§ Aumento del salario mínimo a 1.800 Bs.

§ Estabilidad laboral

§ Respeto a la jornada de 8 horas

§ Por los derechos de la mujer trabajadora

§ Derecho irrestricto a la sindicalización

§ No a la nueva “reforma educativa” del MAS

§ Recuperación efectiva del gas, la minería y las “capitalizadas”, sin pago y bajo control obrero

Construyamos un gran movimiento por las demandas obreras