< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


La crisis fiscal y las “recetas” del Banco Mundial

¡Que la crisis la paguen ellos!


Por Antonio Laure
 

El fin de año vuelve a poner en el tapete la situación fiscal del Estado. El déficit fiscal que alcanzó el 8% del PIB el 2003, ahora según datos oficiales estaría alrededor del 6%. Sin embargo, los gastos del Estado crecen más que sus ingresos (0.5 y 5% respectivamente) y la preocupación pasa por cómo saldar la brecha fiscal.

Hasta el momento las fuentes de financiamiento de este déficit han estado centradas en deuda externa, deuda interna y donaciones. Es decir, que el Estado se mantiene por los mecanismos más viejos y descarados del sometimiento imperialista en la historia y por los negocios de la banca nacional que presta dinero al Estado con tasas de mercado usureras.

Con relación a esta situación, el Banco Mundial acaba de elaborar el informe sobre gasto público en Bolivia que retrata la maltrecha situación de las cuentas del Estado. En su visión existen dos medidas que deben llevarse a cabo de manera inmediata. La primera es vender gas con una Ley de hidrocarburos que facilite las operaciones a las transnacionales que han defraudado al Estado pagando míseros impuestos y teniendo márgenes de operación poco transparentes que permiten sacar el mayor cúmulo de ganancias hacia fuera.

La segunda manera de salvar el déficit, que según el Banco Mundial y los tecnócratas liberales-neoclásicos representan medidas de "sentido común", es el congelamiento de salarios, la reducción de personal en el Estado y la reestructuración de las universidades públicas, entre otras como aumentar los combustibles.

Es decir, según los "iluminados" del Banco Mundial, que hay que "salvar al Estado" salvando los intereses del imperialismo, garantizando el cumplimiento exacto y sagrado del pago de las deudas, especialmente externas, y lanzando la carga sobre los estratos más pobres del pueblo trabajador, restringir más el acceso a la educación superior, etc.

Pero, quien generó la crisis? Según esta versión es el pueblo boliviano, su clase obrera "ociosa" y los sectores que por "problemas culturales" no se adaptan a la "modernidad y al sentido común". Pero en realidad es el saqueo de las transnacionales y el parasitismo de terratenientes y empresarios "nacionales" lo que hunde al país. La respuesta desde los trabajadores debe ser férrea: que la crisis la paguen ellos, los ricos, los burgueses y el imperialismo. Fortalecer la unidad para combatir a los que desangran el Estado y luego nos pasan la factura que cada uno de los trabajadores paga con su salario, y para imponer la renacionalización de los hidrocarburos y las empresas públicas "capitalizadas", el no pago de la deuda externa, impuestos progresivos a las grandes fortunas y otras medidas de un plan obrero y popular, así como la expulsión del Banco Mundial, el FMI y la "cooperación internacional".