< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


¡Alto a la persecución sindical!

 

Se vienen dando casos de persecución a dirigentes y activistas sindicales no sólo con despidos, sino también con acciones administrativas y judiciales que apelan al código penal.

Así ocurre con el compañero Cristian del sindicato de DBU-Swissport (en la aduana de El Alto), llamado a declarar a la fiscalía, por una supuesta “suplantación” de mercadería, en la aduana de Charaña, en Oruro. Supuesto caso que, de haber sucedido, ocurrió varios días antes de que el compañero fuera enviado por ordenes superiores a Charaña. Esta acción intimidatoria busca poner límites a la voluntad de los trabajadores de pelear por sus derechos laborales, pues en octubre termina el contrato de concesiones de la empresa.

Los compañeros del Sindicato de Trabajadores de Aseo Urbano de El Alto, están acusados desde el 26 de febrero bajo los cargos de “sabotaje”, “destrucción de bienes del Estado”, “atentado a la seguridad de los bienes públicos” y otras calumnias. Así buscan evitar que los trabajadores sigan reclamando por el pago de AFP, seguridad social, horas extras y vacaciones como manda la LGT, y doblegar su lucha contra la reprivatización del servicio de recojo de residuos.

Llamamos a las organizaciones obreras, populares y de izquierda a llevar adelante una campaña de denuncia de estos métodos intimidatorios contra los trabajadores alteños y asumir la defensa de los encausados y perseguidos.