< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


ASEO URBANO DE EL ALTO EN LUCHA

¡Municipalizar, bajo control obrero!

 

LOS TRABAJADORES DE ASEO URBANO DE EL ALTO vienen luchando intensamente contra el intento privatizador y “micro-empresarial” del alcalde Fanor Nava, quien con la complicidad de algunos dirigentes de la FEJUVE intentó terciarizar el servicio de recojo de basura alteño para entregar el negocio a pequeños empresarios chupasangre. A este intento de dividir y aumentar la explotación, los trabajadores de Aseo Urbano opusieron una tenaz lucha mediante asambleas y movilizaciones.

El día lunes 23 de abril los trabajadores, luego de tomar por varias horas las instalaciones de la empresa EMALT exigiendo que se declare desierta la licitación que otorgaba el servicio a los micro empresarios, decidieron bajar a La Paz ante la negativa del alcalde.

Más de 300 trabajadores bajaron por la autopista en 8 camiones cargados de basura y se movilizaron por el centro paceño al grito de “municipalizar” hasta el Ministerio de Trabajo, bloqueando las calles mientras se llevaba a cabo la negociación con el Viceministro de Trabajo -que era nada menos que Richard Vilca, ex abogado del empresario joyero Bracamonte (presidente de la Cámara Nacional de Exportadores). Ante la negativa del Ministerio de intervenir en la licitación, los trabajadores en asamblea decidieron continuar la lucha y proseguir con las movilizaciones.

Es así que varios días después el alcalde llamó a los trabajadores a “negociar” en la Subalcaldía de Calama. Los trabajadores irrumpieron en la plaza de Calama llenando de basura las puertas de la Subalcaldía. Bajo la presión de los trabajadores la licitación fue declarada desierta, en un primer triunfo de la lucha.

Sin embargo, en estos días en una reunión a puertas cerradas, el alcalde, dirigentes de la COR y la FEJUVE junto a algunos dirigentes del Sindicato de Aseo Urbano han comenzado a negociar la entrada de una empresa “grande”.

Lamentablemente algunos dirigentes están tirando por la borda el enorme esfuerzo y sacrificio de cientos de trabajadores que se movilizaron y lucharon sin bajar los brazos reclamando la muni-cipalización.

Por la municipalización bajo control obrero

Los trabajadores de aseo urbano han sufrido la explotación, el maltrato y los bajos salarios durante años, con las empresas Clisa, Calsa, Enasa, y finalmente Colinas. Estas grandes empresas jamás pagaron un salario como el que reclamaban los trabajadores, realizaron vaciamientos de la empresa y le dieron a la ciudad un servicio de recojo muy deficiente.

La única manera de lograr mejores condiciones de trabajo, un salario acorde a las necesidades de la familia y una ciudad limpia es municipalizando el servicio de recojo de basura.

Hoy el Estado dispone de grandes recursos financieros con los ingresos por los hidrocarburos, ¡Que aporte los fondos necesarios para mejorar la limpieza de la ciudad de El Alto y garantizar salarios dignos y condiciones de trabajo adecuadas! Pero no olvidamos que en tiempos de EMALT la gestión por los funcionarios de turno era pésima, al igual que las condiciones laborales.

Por la administración obrera directa

Que los trabajadores administren colectivamente la empresa es la única manera de asegurar un servicio de acuerdo a las necesidades del pueblo humilde alteño, desterrar la corrupción y los malos manejos, y que el salario y las condiciones de seguridad laboral y de trabajo en general, sean las que las y los trabajadores demandan.

Por David Dias

JPEG - 34.5 KB
Caravana
Bajando con los camiones de basura hasta el Ministerio de Trabajo.
JPEG - 45 KB
Ministerio
Los trabajadores afuera del Ministerio de Trabajo