< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


Seminario en la Casa Obrera y Juvenil

Trabajadores de Huanuni y de Aduana El Alto dialogaron sobre control obrero

 

Más de 50 personas, en su mayoría trabajadores de DBU-Swissport, participaron este jueves 24 de mayo del seminario sobre “Control Obrero y Administración Obrera Directa” organizado por la LOR-CI a pedido de los trabajadores de la aduana de El Alto, DBU-Swissport. El mismo se desarrolló en la Casa Obrera y Juvenil, contando con la participación especial de Mario Martínez, ex secretario de Prensa del Sindicato Mixto de Trabajadores Mineros de Huanuni. También participaron representantes de los sindicatos de SABSA, Supercanal, Christies Jewelers, y trabajadores de Aseo Urbano de El Alto, fabriles y estudiantes universitarios de la UMSA y UPEA.

El pedido de los trabajadores de aduana de realizar el seminario se origina en la necesidad de prepararse para la lucha, ya que en el mes de octubre se termina la concesión a la empresa suizo-peruana DBU-Swissport, que opera la aduana capitalizada por Goni. Quieren evitar la entrega a una nueva empresa privada y reclaman la nacionalización.

El seminario comenzó con la proyección del documental “Zanón, escuela de planificación” del grupo de producción audiovisual Contraimagen. El documental muestra desde adentro la gran lucha y el control obrero en la planta de cerámicas Zanón, en Argentina.

Luego expusieron Mario Martínez, de Huanuni y Eduardo Molina, del periódico Palabra Obrera.

Mario Martínez contó la experiencia de los mineros de Huanuni que expulsaron a la trasnacional Allied Deals e implementaron el Control Social (una forma de control obrero colectivo). El relato de cómo los mineros lograron controlar y planificar el funcionamiento de la empresa llenó de emoción a todos los presentes. El auditorio estalló en aplausos cuando Mario contó como cualquier minero tienen acceso a los datos de la empresa (“En Huanuni no hay secreto empresarial”, dijo) y cómo presentaron los estudios demostrando que podía subir el salario, que es lo que hoy permite que el salario mínimo en la Empresa Minera Huanuni sea arriba de 3000 Bs. con jornadas laborales de 7 horas.

Contó como defendieron el Cerro Posokoni de la ofensiva privatizadora cooperativista, que terminó en un rotundo triunfo de los asalariados. Esto implicó nuevos desafíos para el Control Social, ya que la empresa minera pasó de 800 trabajadores a más de 4000. Hoy el sindicato cuenta con 125 miembros, entre la directiva, delegados de sección, etc. Es “el parlamento obrero de Huanuni” en palabras de Mario.

También presentó la resolución obtenida ante el Ministerio de Trabajo, donde se reconoce carácter legal al Control Social en la Empresa Minera Huanuni, sentando un precedente legal que puede ser aprovechado por otros trabajadores para luchar por la nacionalización bajo control obrero.

Eduardo Molina, partió del marco histórico en que surgen diversas experiencias de control obrero, desde la Revolución Rusa hasta la revolución del 52 y la nacionalización de las minas en Bolivia, para mostar como s una gran arma de lucha de los trabajadores.
Con el Control Obrero, los trabajadores pueden controlar la producción y funcionamiento de las empresas, enfrentando los intentos de cierre, los bajos salarios, el maltrato de los jefes, etc. De esta manera se genera un doble poder en la fábrica, entre el poder empresarial y el naciente poder de los trabajadores. Al final, uno debe imponerse sobre el otro, por lo que debe exigirse la nacionalización sin pago y bajo control obrero.
La Administración Obrera Directa surge cuando los trabajadores imponen la nacionalización y se hacen cargo del conjunto de la dirección de la empresa.

Remarcó la necesidad de establecer alianzas con otros sectores de la población, como los universitarios, para lograr apoyo, y también, de extender el control obrero en toda la rama industrial.

Finalmente, propuso que el control obrero sea parte del programa del movimiento por las demandas obreras.

Lupe, dirigente de DBU, planteó que si se realizara la administración obrera en la aduana, los trabajadores podrían organizarla de acuerdo a las necesidades del pueblo trabajador, ya que en la aduna se queman todos los meses electrodomésticos y productos incautados que podrían servir a hospitales y escuelas de El Alto y todo el país. Expresó su emoción por la participación de sus compañeros y por compartir la experiencia de Huanuni.

Luego hubo varias intervenciones y respuestas desde la testera, que se centraron en como llevar acabo esta idea en DBU-Swissport, y cómo organizar un plan de lucha para estar preparados desde ahora.

Desde la LOR-CI nos sentimos orgullosos de ser el eslabón que permitió una inédita discusión entre los heroicos mineros de Huanuni, guardianes de la tradición y experiencia de decenas de años de lucha obrera, y la nueva clase trabajadora de El Alto y La Paz, que con energía y voluntad pero también con poca experiencia, comienza a forjar sus armas en la lucha de clases.

Este fue un pequeño pero importante paso hacia la alianza de estos dos sectores estratégicos de la clase obrera, para que unan fuerzas, intercambien experiencias y se propongan desarrollar un programa a la altura de las necesidades de los asalariados.
Por David Días

Control Obrero y administración obrera directa

Como uno de los medios más efectivos para enfrentar los ataques empresariales, cierres de minas y despidos masivos, la Tesis de Pulacayo propuso el control obrero:
“La FSTMB apoya toda medida que tomen los sindicatos de realizar un efectivo control de los obreros en todo aspecto del funcionamiento de las minas.

(...) Ya que nuestro objetivo es la ocupación de las minas, tenemos que interesarnos en sacar a la luz del día los secretos patronales.

Los obreros deben controlar la dirección técnica de la explotación, los libros de contabilidad, intervenir en la designación de funcionarios de categoría y sobre todo deben interesarse en publicar los beneficios que reciben los grandes mineros y los fraudes que realizan cuando se trata de pagar impuestos al Estado y contribuir a la Caja de Seguro y Ahorro Obrero”.
Estas medidas son de gran actualidad, como en el caso de las “capitalizadas”.

El control obrero es una medida de lucha que surge de la necesidad de enfrentar los ataques de los capitalistas y defender la fuente de trabajo. El control obrero investigará su contabilidad y demostrará que se puede reducir la jornada laboral y mejorar los salarios. Planteará la cuestión de quién manda en la fábrica.
Cuando se logre la nacionalización de una empresa, el control obrero ha de transformarse en administración obrera directa para evitar la corrupción, los bajos salarios y otros males de las empresas públicas. ¿Cómo? Con un directorio elegido por los trabajadores y responsable ante la asamblea.

Al extenderse a otras empresas y a todo el país, el control obrero se convierte en “una escuela de economía planificada” (Programa de Transición, León Trotsky).
Si los trabajadores podemos manejar una fábrica sin patrones y aún sectores enteros de la economía ¿por qué no podemos dirigir el país?