< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


Madidi y el problema de la tierra

 

El ingreso de campesinos al Parque Nacional del Madidi demandando la dotación de tierras llevó a la brutal represión policial y militar del 27 de mayo a comunidades enteras. Esto dejó numerosos heridos, situación denunciada por dirigentes campesinos como Rufo Calle.

El Comité Cívico de Apolo reclama la apertura de una ruta y el desarrollo hidrocarburífero de la región. El gobierno argumenta que detrás de esos reclamos hay oscuros intereses y que hay que proteger la gran reserva ecológica del Madidi.

Sin embargo, el problema de fondo es que el MAS, a pesar de sus promesas de “nueva reforma agraria” mantiene en pie la normativa legal sobre tierras orquestada por el neoliberalismo y no ha revertido una sola hectárea de los enormes latifundios en todo el país.

Para resolver la impostergable necesidad de tierra y territorio de los campesinos y pueblos originarios hace falta una profunda reforma agraria, basada en la liquidación de la gran propiedad terrateniente y la reversión de las concesiones en manos de las madereras y petroleras, única forma, además, de poner coto mediante un plan racional a la depredación y proteger el patrimonio ambiental y ecológico del país.