< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


¿Adónde va la Constituyente?

 

Las sesiones de la asamblea en Sucre están avanzando contra reloj, quedan escasas semanas para el fin de las sesiones y la entrega del proyecto de nueva Constitución Política del Estado.

El MAS busca a toda costa la concertación con la derecha. No por eso deja de haber duros forcejeos, como en torno al Tribunal Constitucional y la Justicia.
Pero para el gobierno, como insiste el vicepresidente García Linera: “La Asamblea Constituyente tiene que ser el lugar donde esta redistribución pactada del poder, apoyada en un nuevo núcleo articulador, se consolide. No queremos una Constitución aprobada por el 60 o 70% del país pero rechazada por el resto. (...) nuestro objetivo es pactarla” (entrevista en semanario Pulso nº 399, 25/05/07).

Esta estrategia de pactos con la derecha, los empresarios, las transnacionales y los cívicos de la “media luna”, ha avanzado paso a paso, aunque a veces con duras pugnas que empantanaron por largos meses a la Asamblea:

La convocatoria pactada con la derecha impidió la presencia directa de los pueblos originarios y las organizaciones sindicales y populares en la Constituyente.
La derecha presionó constantemente para ampliar las concesiones y garantías del MAS (como el respeto a los 2/3).

El gobierno marcó con sus principales medidas, como los nuevos contratos con las transnacionales del petróleo, la tímida reforma de la Ley INRA y otras, los límites que la Constituyente no habría de transgredir, garantizando así de antemano la propiedad y los intereses fundamentales de los empresarios, los terratenientes y las transnacionales.
El MAS, con ayuda de las direcciones sindicales y campesinas, mantuvo al movimiento de masas pasivo, impidiendo que saliera a las calles y caminos a presionar sobre la Asamblea.

El trabajo de una enorme red de ONGs buscando “consensuar propuestas”, contribuyó a “entibiar” y canalizar las demandas de los distintos sectores.
Claro que aunque todos hacen grandes esfuerzos por concertar y el MAS ha hecho enormes concesiones a la derecha, no puede descartarse que haya nuevas crisis. Habrá que ver todavía si logran completar los trabajos de la Constituyente en término o deben ampliar el plazo, si no hay nuevos “cortocircuitos por temas como las autonomías o la sede de los poderes, y si se abre así el camino para legitimar la nueva CPE con el posterior referéndum y el posible adelantamiento de elecciones generales para el 2008.

¿Qué pueden esperar los trabajadores y el pueblo?

Habrá muchas promesas y frases lindas, pero pocas respuestas. Desde el comienzo el MAS y la derecha pactaron que la Constituyente se inscriba en las leyes e instituciones vigentes, es decir, en los marcos del Estado burgués y la gran propiedad privada. Como denunciamos reiteradas veces, no podía por tanto aportar soluciones de fondo a la pobreza, los bajos salarios y la falta de empleo digno, la educación, la salud y la vivienda, la demanda de tierra y territorio y la autodeterminación de los pueblos originarios, la recuperación del gas y los recursos naturales, la sumisión del país al imperialismo.
La lucha por la resolución de estas demandas queda en manos de los obreros, los campesinos y pueblos originarios, los sectores populares de las ciudades.
Sólo se podrán lograr con la movilización, retomando el camino de Octubre.