< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


Elecciones Municipales. Más de lo mismo


Por Daniel Villaflor
 

Nuevamente el carnaval de rostros sonrientes repartiendo falsas promesas invade las ciudades. Los viejos políticos pretenden reciclarse rodeándose de “pueblo”. Y los nuevos candidatos plantean más de lo mismo, como Roberto de la Cruz en El Alto que se abraza con la empresaria Montaño (candidata a alcaldesa por La Paz) y promete “traer capitales chinos”, como si cambiando el país de origen de las multinacionales el saqueo va a ser menor. En las ciudades principales no tenemos alternativas de votación, todos los candidatos defienden el actual sistema injusto y corrupto o se limitan a plantear tímidas reformas, como los figurones de clase media (Pablo Ramos en La Paz, el ex cura Wilson Soria en El Alto o el ex vocal de la corte electoral Gonzalo Lema en Cochabamba) que apoya el MAS. Y aunque nos prometen robar menos, plantar más árboles o asfaltar más calles, sabemos que los problemas de fondo: desocupación, hambre o falta de viviendas, seguirán castigándonos cada día. Nos dirán que esos problemas “son nacionales y no se pueden resolver desde el gobierno de una ciudad”. A esas voces contestamos: todos estos males pueden y deben comenzar a ser erradicados desde el lugar en que estemos.

Las empresas de servicios públicos, hoy privatizadas, son una enorme fuente de ingresos. Una empresa como Clima (multinacional que tiene entre otros capitales argentinos) y que se dedica a la recolección de basura en La Paz, tiene ganancias varias veces millonarias. La alcaldía paga Bs. 40.000.000 por año (a $us. 44 por tonelada), para realizar un servicio con camiones de la alcaldía que botan la basura en un terreno comprado y acondicionado por la alcaldía. Es un evidente robo descarado. Lo mismo sucede en las demás empresas.

Nuestro Programa

Para terminar con esta estafa y combatir la desocupación planteamos: municipalización y recuperación de todas las empresas de servicios: luz, agua, recolección basura y comunicaciones. Para evitar que estas empresas municipales se conviertan en botines políticos: Control Obrera Colectivo de la Producción, aplicado por una comisión de delegados con mandato y con cargo revocable en caso de no cumplir. Delegados que deben ser elegidos en asambleas de los trabajadores y de los pequeños consumidores. Las utilidades obtenidas (que hoy se escapan del país por tratarse de empresas multinacionales) podrán ser utilizadas para mejorar la infraestructura en salud y educación aportando a la lucha contra el desempleo y mejorando la calidad de vida.

En cuanto a la seguridad creemos que la actual policía, institución especializada en la represión, es una de las instituciones más corruptas del Estado. No puede ser reformada ni ganada para el pueblo como institución, debe ser disuelta. Por eso planteamos que las funciones policiales deben ser asumidas por comités de vigilancia y autodefensa dependientes de las juntas vecinales, sindicatos y comunidades.

El mismo sistema de gobierno de la alcaldía con su alcalde y concejales elegidos por un tiempo fijo y sin control social efectivo, impide que los votantes puedan echarlos cuando no cumplen lo que prometieron o cuando dejan de tener su confianza por las justificadas sospechas de corrupción. Así hemos visto explotar al pueblo indignado ante el abuso y robo descarado en Ayo Ayo, Caracollo, Tiahuanaku y la alcaldía de El Alto, que ya fue quemada 2 veces en los últimos años. Contra el fraude de la participación popular y contra este sistema corrupto planteamos que gobierne un Consejo de Delegados Revocables con Mandato. Elegidos en Congresos de la COR, las FEJUVES y los demás organismos de representación de masas de la localidad que se trate.

Con un gobierno así (es decir una Comuna) va a ser mucho mas fácil determinar las prioridades y necesidades del pueblo al mismo tiempo que impedirá la corrupción al tener el permanente control de las asambleas.

De esta forma podríamos poner en pie un gobierno municipal mil veces más democrático. Esta Comuna servirá como trinchera de lucha para impulsar la conquista de los grandes objetivos: como la nacionalización de los hidrocarburos, de las empresas capitalizadas y el no pago de la deuda.

Lamentablemente hoy no tenemos ningún partido ni agrupación ciudadana que levante un programa similar o parcialmente coincidente como el que hemos descrito líneas arriba. Por ese motivo y sin dejar de luchar por la construcción de un Partido Revolucionario de los Trabajadores llamamos a Votar en Blanco, Nulo o No Votar en las presentes elecciones municipales.