< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


Asamblea Constituyente:

Postergan para pactar

 

ESTA ES LA CONSIGNA del momento para el MAS y las fuerzas de derecha más importantes, que en días pasados vinieron reforzando la presión sobre la Constituyente. El Comité Cívico de Santa Cruz lanzó una dura campaña por “democracia y respeto a la autonomía departamental” y rechazando un posible adelantamiento de elecciones (es decir, una reelección de Evo en el 2008) y amenazando con acciones de hecho. La Confederación de Empresarios Privados se pronunció con críticas al gobierno, exigiendo “no dictadura, democracia, y progreso”. Sectores minoritarios “ultras” del neoliberalismo (como el empresario de las universidades privadas, Dockweiler) y de los autonomistas también aparecieron en los medios.
Pero la batalla mediática, a pesar de las duras frases y los gestos de enojo, no apunta por ahora a una ruptura, sino a forzar mejores condiciones de negociación, como reconoció el propio Evo en su spot: “ahora hablan de unidad nacional”. Efectivamente, los principales actores políticos buscan una solución concertada para la Nueva Constitución Política del Estado (CPE), aunque presionando para conseguir mayores concesiones del MAS.

Y lo vienen logrando. De hecho, el MAS aceptó las autonomías departamentales, recortó su propuesta de “autonomías indígenas” a los márgenes de los municipios, y aceptó reconsiderar los informes de comisiones como el de “visión de país”.
Parece haber acuerdo en prolongar las labores de la Asamblea hasta fin de año. En este tiempo suplementario buscarán negociar las principales diferencias en temas como la organización del Estado, las regulaciones económicas y algunas concesiones democráticas mínimas, para acordar “consenso mínimos” que viabilicen una nueva CPE.

Entre tanto, el MAS y las direcciones sindicales que lo apoyan (COB, CSUTCB, confederaciones, juntas vecinales, etc.) han logrado mantener fuera de escena a las masas, lo cual no hace sino envalentonar a la derecha y ayudarla a subir el tono de sus exigencias.
Y ahora es la derecha (PODEMOS, MNR, UN, los “cívicos”) quien tiene “la sartén por el mango” pues para que haya nueva CPE, es preciso su consenso o al menos que “deje pasar”.

Por supuesto que por este camino, la Asamblea Constituyente, que nació ya sujeta a los pactos con la derecha (como el famoso “dos tercios” y el referéndum autonómico del 2 de julio), no puede dar respuesta real a ninguna de las demandas urgentes del pueblo trabajador, ni mucho menos, resolver los grandes problemas nacionales.
La lucha por la real nacio-nalización del gas, los recursos naturales y las empresas “capitalizadas”, por el salario y trabajo para todos, por la educación, la salud y la vivienda, por la tierra y el territorio, por las legítimas aspiraciones democráticas, por el no pago de la deuda externa y contra las cadenas que atan al país al imperialismo, depende por entero de la movilización de la clase obrera, los campesinos, los pueblos originarios, los sectores populares de las ciudades, retomando el camino abierto en Octubre.