< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


Entrevista con José Luis Álvarez

"La seguridad social debiera ser financiada por el sector patronal y el Estado y administrada por los trabajadores en forma autónoma"

 

Nos dice José Luis Álvarez, dirigente de la Federación del Magisterio Urbano de La Paz, a quien entrevistamos en el Congreso Nacional de la Seguridad Social:

PO: ¿Cómo resumirías los puntos en discusión?

JLA: Nosotros partimos de un principio fundamental: la seguridad social es parte de nuestro salario, lo que supone que el que compra la fuerza de trabajo debe cubrir lo que significa alimentación, vestimenta, salud y jubilación del trabajador, ya que ese es el costo que tiene la fuerza de trabajo. Por tanto corresponde que la patronal y el Estado aporten para la jubilación.
Lamentablemente la comisión ha elaborado una respuesta totalmente enmarcada en la política neoliberal para la seguridad social. El sector patronal no aporta ni un centavo para que los trabajadores podamos tener una jubilación. Lo único que aporta es el 1,71% para riesgos profesionales. La comisión también olvidó hacer que el Estado aporte, con el argumento de que el Estado cubriría las rentas en curso y la “compensación de cotizaciones”. Esto supone mantener el sistema de capitalización individual actual, donde el sector laboral es el único que sostiene la jubilación con un 10% del salario, además de los gastos de administración con el 0,5%, y la jubilación por invalidez con el 1,71%. Creemos que es una comisión que ha trabajado para mantener esa política neoliberal donde el Estado y el sector patronal son liberados totalmente de su obligación de aportar a la jubilación de los trabajadores.

PO: ¿Cómo evalúas el congreso?
La mayoría de los sectores están apoyando el documento de la comisión sin que esto se haya debatido en las bases. Además, es un trabajo totalmente incoherente, ya que en momentos que la mayoría de los trabajadores fabriles, constructores, de la castaña, zafreros y otros tienen una terrible inestabilidad laboral y no llegan a los 6 años de servicios. Es un crimen que la comisión en vez de por lo menos retornar a la exigencia de 180 aportes de 15 años de trabajo para jubilarse, quiera subir esta exigencia a 20 años de cotizaciones, lo cual significa negar directamente el derecho a jubilación a la mayoría de los trabajadores.

PO: ¿Qué propone el magisterio?
JLA: La posición global debiera ser establecer montos concretos para que aporten los sectores estatal y patronal. El magisterio paceño en su conferencia estableció que el sector patronal debiera aportar el 5% para el seguro de invalidez, vejez y muerte y el 1,71% para riesgos profesionales. El sector estatal debiera aportar el 5%, lo mismo que el sector laboral. Se debiera retornar al principio de universalidad, solidaridad, eficiencia y unidad de gestión. Hay que partir del criterio de que la seguridad social debiera ser administrada íntegramente por los propios trabajadores para evitar que la seguridad social siga siendo considerado como botín de guerra por los gobiernos de turno. Creemos también que es de capital importancia establecer los parámetros de jubilación, con un máximo de 15 años de aportes, mantener los 50 años para mujeres y 55 para hombres, y en caso de invalidez, se debieran jubilar con el 100% del salario. Estos planteamientos que elaboramos están apoyados en los congresos regionales.