< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


Gobierno tri-partito para lograr una universidad crítica y junto a los trabajadores


Por Javo Ferreira
 

Algunas organizaciones e individuos que se autodenominan de izquierda, han comprendido la demanda de gobierno tripartito de un modo estrictamente formal, es decir como la participación de algunos trabajadores u organizaciones sindicales en la participación del gobierno universitario a lo sumo como entes fiscalizadores contra la corrupción imperante, manteniendo en ultima instancia la estructura actual. Este tipo de planteamiento no resuelve el problema de terminar con la formación de tecnócratas propio de la educación al servicio de los planes de la clase dominante, desarrollando el pensamiento critico y reflexivo sobre los grandes problemas nacionales. ¿No es acaso un enorme fraude académico el estudio de ingeniería minera e industrial sin discutir, elaborar e intervenir, por ejemplo, en la elaboración de planes de desarrollo nacional de esta rama productiva, que permita terminar con el vaciamiento y depredación que llevan adelante las transnacionales del sector? ¿No es otro fraude académico estudiar agronomía sin contemplar que todos los avances tecnológicos y químicos son inaplicables en un país donde el surcofundio en el occidente y el latifundio en el oriente impiden un desarrollo industrial sostenido y al servicio de las grandes mayorías nacionales? En el caso de la facultad de derecho es verdaderamente delirante el estudio no ya de la contraposición entre el derecho burgués vigente y un hipotético derecho revolucionario, sino ya la concreta y actual oposición entre el derecho y la justicia comunal y el derecho predominante, donde las contradicciones sociales insolubles solo agudizan la crisis. Todos estos elementos que implican una transformación revolucionaria de la universidad son los que están contenidos en la necesidad del gobierno tripartito -estudiantes, docentes y trabajadores) es decir la búsqueda de soldar la universidad a las necesidades y luchas de los trabajadores y el pueblo, logrando una universidad critica y militante.