< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


Basta de subordinación de la COB y los sindicatos al gobierno

¡Por un plan de lucha nacional!

 

Los dirigentes de la COB se han entretenido durante todo este año en negociar con el gobierno “popular” mientras éste se negaba a resolver las demandas más elementales. Ahora, no mueven un dedo mientras suben el pan y muchos alimentos, escasea el gas, siguen los salarios de hambre y la precarización laboral, se reprime a los mineros y a los sectores campesinos que salen a reclamar por la tierra, y se aprestan nuevos ataques contra el magisterio.

Esta situación debe terminar. Los trabajadores debemos imponer en la COB y nuestras organizaciones la independencia sindical y política frente al gobierno del MAS y su política de pactos y concertación con los empresarios y las transnacionales, el apoyo y coordinación de las luchas como Huanuni y la preparación con una profunda discusión democrática entre los trabajadores -con delegados de base y mandatos de asamblea- de un genuino plan de lucha nacional para imponer todas las demandas obreras y populares, como son un aumento salarial que cubra la canasta familiar y se actualice automáticamente según la inflación, trabajo para todos, la jornada de 8 horas, las condiciones laborales, la tierra y el territorio de los pueblos originarios, la recuperación de las capitalizadas sin pago y bajo control obrero, etc.

Los sindicatos combativos, los trabajadores avanzados, los luchadores estudiantiles, tenemos que tomar la iniciativa, sumando esfuerzos en las tareas de rodear de solidaridad a Huanuni y otras luchas, impulsar la coordinación de las luchas, defender la independencia política de los sindicatos frente al gobierno y los partidos empresariales y poner en pie un movimiento activo, de organización y lucha, por las demandas obreras.