< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


A defender el salario

 

EL PRECIO DEL PAN se disparó de 0,30 Bs. a 0,50 Bs. y otros productos de primera necesidad también están subiendo, los ganaderos y terratenientes amenazan con encarecer aún más la carne, y los transportistas quieren elevar los pasajes.

Pese a esta subida de precios, el gobierno nacional otorgó un mísero aumento salarial del 5% al básico, el 1º de mayo, que apenas es de 25 Bs. y que de todas formas, ya fue devorado por el aumento del costo de vida, que fue del 6,4% en seis meses.

Sin embargo, cientos de miles de trabajadores no recibirán nada, pues no tienen sindicato o están precarizados, y en otros casos, los empresarios ni siquiera quieren otorgar ese miserable aumento, lo que está provocando malestar al interior de las filas obreras.

La política de “austeridad salarial” del gobierno del MAS está al servicio de su plan de forjar una “pacto social y político” en nombre de la “unidad nacional” con los personeros de la derecha política (PODEMOS, UN, MNR) y regional (los “cívicos”), y demás representantes del empresariado y las transnacionales, en lo que viene avanzando, como muestra el pacto en el Congreso para legalizar la prolongación de la Constituyente hasta fin de año.

Ante esta situación, los trabajadores no podemos permitir que nuevamente, el hambre y la miseria obrera sean usados como prenda para garantizar los pactos del gobierno con la clase dominante.

Hay que preparar la lucha por el salario y las demás demandas de los trabajadores.
Sin embargo, la COB y la mayoría de las Confederaciones y federaciones no hacen nada frente a esta situación. Muchos dirigentes prefieren mantener sus buenas relaciones con el Gobierno y no perjudicar la política de colaboración de clases de éste con los empresarios, con lo que sólo ayudan a postergar las necesidades elementales y más urgentes de los trabajadores.

Es necesario imponerles un verdadero plan de lucha nacional, comenzando por organizar asambleas en los lugares de trabajo para discutir esta situación y exigir un aumento salarial de emergencia para todos los trabajadores.

El magisterio urbano ya a anunciado movilizaciones, los mineros de Huanuni han logrado arrancarle algunas concesiones al gobierno, en varias empresas surgen reclamos salariales, como en DBU-Swissport donde los trabajadores han conseguido ya un aumento, o en el Aeropuerto, donde los trabajadores aprestan un plan de lucha por el salario.

Es necesario seguir estos ejemplos, coordinar acciones entre los sectores en lucha, extendiendo la solidaridad y uniendo fuerzas para hacer sentir la voz de los trabajadores.

  • Por un aumento de emergencia, SMN de 1.800 Bs.
  • Solidaridad y coordinación de los conflictos.
  • Basta de subordinación al Gobierno de las organizaciones sindicales.
  • Por un verdadero plan de lucha por el salario y las demandas obreras, ampliamente discutido y decidido en las bases.