< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


Los precios suben... El salario se achica

 

EL AUMENTO DEL PAN y de otros productos básicos de la canasta familiar se está haciendo sentir gravemente en la capacidad de compra del salario y afecta sobre todo a los trabajadores y la población con menores ingresos.
Según últimos datos del INE, la inflación de julio fue de 2,64%, en lo que va del año alcanzó a 6,4%, y si contamos desde julio del año pasado, fue de 8,85%. Esto sólo ya devoró y con creces el miserable aumento del 5% anunciado en mayo por el gobierno y que muchos empresarios ni siquiera quieren aceptar.

“Menos pan para los pobres”

Así explica una nota de prensa de CEDLA (Centro de Estudios Desarrollo Laboral y Agrario), que la “elevación de los precios de la canasta alimentaria, si bien tendrá un impacto en el conjunto de la población, tendrá mayor incidencia entre los hogares pobres que destinan una mayor parte de su gasto en alimentación.”

Esto, debido a “la concentración del alza de precios en productos de primera necesidad, como el pan, cereales, legumbres y hortalizas.”

ESTRUCTURA DEL GASTO DE LOS HOGARES (SEGÚN QUINTILES)

Nombre 20% MAS POBRE DE LOS HOGARES 20% MAS RICO DE LOS HOGARES
Número de miembros del hogar 6 3
Gasto Total (En Bs.) 733 3.753
Gasto Total (En %) 100.00% 100.00%
Alimentos y bebidas 41.80% 14.47%
Pan y cereales 14.37% 2.59%
Legumbres y hortalizas 6.87% 1.85%
Aceites y grasas 1.90% 0.54%
Carne 11.00% 4.27%
Leche, queso y huevos 1.68% 1.79%
Otros alimentos 5.98% 3.43%
Prendas de vestir y calzados 5.66% 5.52%
Vivienda, agua, electricidad,
gas y otros
21.37% 25.76%
Transporte 8.05% 9.28%
Otros 23% 44.97%

Fuente:
Elaboración CEDLA en base a información del la Encuesta Continua de Hogares 2003-2004, Metodología y Resultados del Instituto Nacional de Estadísticas (INE)

El cuadro elaborado por CEDLA muestra que casi 42 Bs. de cada 100 Bs. de los ingresos de las familias más pobres se destinan a alimentación, en la que figuran los productos que más están aumentando. en estos días.

Por el salario mínimo vital con escala móvil

El promedio salarial nacional no alcanza a 800 Bs. pero, según estudios de la COB, hacían falta 6.700 Bs. para cubrir la canasta familiar, es decir, las necesidades de alimentación, educación, salud, transporte y vivienda básicas para una familia obrera.

Para cubrir este costo, corresponde exigir un salario mínimo vital (que cubra el costo de la canasta familiar). Además, para responder ante el alza constante del costo de vida y los intentos que harán los empresarios de diluir cualquier suba importante de salarios, será necesario imponer la escala móvil: que la retribución salarial se incremente automáticamente según la inflación del costo de vida.

Por eso, el programa de los trabajadores debe plantear claramente la lucha por el salario mínimo vital con escala móvil. El gobierno, los capitalistas y los “sesudos” economistas a su servicio nos dirán que no se puede, que eso atenta contra la rentabilidad de las empresas y la estabilidad de la economía, etc. Lo cierto es que siempre dicen lo mismo ante las principales demandas obreras y no podemos someternos a la sed de ganancias de los empresarios. Ante todo están la salud, la vida y el futuro de los trabajadores y sus familias.

Hasta dónde se puede obligar a los empresarios a cumplir con esta demanda, lo decidirá la lucha, y en el curso de la misma, los trabajadores sabremos preparar e imponer un programa económico que garantice trabajo y condiciones de vida dignas para todos, superando la esclavitud asalariada.