< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


Huanuni

Mineros arrancan concesiones al Gobierno

 

LUEGO DE LA REPRESIÓN desatada por el gobierno nacional contra los trabajadores mineros de Huanuni semanas atrás, finalmente el Parlamento aprobó la conversión en ley del decreto que garantiza la nacionalización del cerro Posokoni.

Frente a la demanda de los trabajadores de que se imponga el monopolio estatal del comercio de minerales, lo que permitiría acelerar la industrialización de los recursos mineros, el gobierno simplemente se ha comprometido a crear una “comisión fiscalizadora” de la comercialización y de la exportación que hacen empresas privadas como Sinchi Wayra, lo que deja a salvo los negocios de las comercializadoras, las cooperativas más ricas y las transnacionales, y permitirá que siga el “juqueo”.

Además, ahora los trabajadores tendrán participación en la administración de los recursos generados por la Empresa Minera Huanuni (EMH) del 95% de las utilidades para destinar a reinversión, exploración y equipamiento.
Esto es un paso importante pues se amplia el “control social” que los trabajadores vienen imponiendo desde la expulsión de Allied Deals.

Sin embargo presenta varios peligros, ya que esta administración se hará como parte de la COMIBOL, y el Estado tiene el objetivo de cooptar el “control social”, impidiendo que se desarrolle como control colectivo por los trabajadores, para reducirlo a una “cogestión” sin romper la estructura capitalista de la empresa ni amenazar el poder de la burocracia estatal.

Es necesario avanzar mas allá, profundizando el control social en la EMH hasta imponer la administración obrera directa, para enfrentar las maniobras de cooptación por el Estado y convertir a Huanuni en una escuela de plani-ficación obrera.

Esto, en el marco de un programa para la minería, basado en la integración con la fundición de Vinto, el monopolio estatal del comercio y exportación de minerales y la nacio-nalización bajo control obrero colectivo de la gran minería.

Por Javo Ferreira