< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


Aseo Urbano El Alto

48 horas de paro por salarios atrasados... y la lucha sigue

 

EL 18 Y 19 DE JULIO los casi 600 trabajadores de la empresa Trébol de Aseo Urbano de la ciudad de El Alto, llevaron a cabo un paro de actividades exigiendo el pago de sus salarios atrasados. La empresa argumentaba no podía cancelar los salarios porque EMALT, perteneciente a la Alcaldía municipal, no había desembolsado los fondos correspondientes al mes de julio. Esta situación y precariedad viene a demostrar -como hemos denunciado en anteriores números de Palabra Obrera- que Trébol hace grandes negocios con el dinero de la población alteña pero no quiere disponer un solo centavo de capital propio para hacer frente a sus obligaciones laborales.

JPEG - 51 KB
Trabajadoras de Aseo Urbano en una movilización al Ministerio de Trabajo

Trébol cobra al municipio 17,90 dólares por tonelada de basura (el costo cobrado por la empresa anterior era de 7,90 dólares), lo que significa que en tres meses de servicio se llevará medio millón de dólares (3.851.901 Bs.), pero paga apenas 3.000 Bs. mensuales a la comuna por el alquiler de los camiones (El Alteño, 31/07/07). ¡Y ni siquiera paga puntualmente los magros salarios de los trabajadores!

En las próximas semanas concluye el “contrato temporal” a esta empresa, que significó altísimos costos para la comuna y está previsto que el Gobierno Municipal convoque a una nueva licitación pública para adjudicar el servicio de recojo de basura.

La estafa de la privatización

La privatización del servicio a manos de empresas como Clisa, Colina, y otras que operaron en los últimos años ha sido un rotundo fracaso, con altos costos para el municipio pro jugosas ganancias para los empresarios.
Algunos concejales defienden la necesidad de que vuelvan las “micro empresas”, una variante de la privatización que encubre la intención de hacer negocios a costa de precarizar aún más las condiciones laborales de los trabajadores y sin garantizar un servicio eficiente e integral para la población.

Frente a esto, los trabajadores de Aseo Urbano deben empezar a pelear por la municipalización del servicio de recojo de basura a través de la empresa EMALT. Sin embargo, frente a la burocrática administración de esta empresa encabezada por Oscar Cala, que no cumplió con el pago de beneficios sociales en los 9 meses que tuvo a su cargo el recojo de basura, se hace urgente que la pelea por la munici-palización vaya acompañada con la demanda de administración obrera directa, única forma de proteger y garantizar los derechos laborales de los trabajadores y velar por los intereses de toda la población de El Alto, generando un servicio eficiente e integral y de bajo costo para la comuna.

Por David Dias
Trabajadoras de Aseo Urbano en una movilización al Ministerio de Trabajo