< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


"Cívicos" al servicio de las petroleras y el latifundio


Por Eduardo Molina
 

El 11/11, los “cívicos” pararon Santa Cruz y la ciudad de Tarija (ya que el Chaco y la mayor parte del departamento no adhirió). Con esta medida, que si mostró cierta base social tuvo bastante de “lock out” patronal impuesto desde arriba, intentaron patear el tablero político e imponer su propia agenda.

Con esto buscan proteger los intereses de las petroleras y presionar al Gobierno y al Parlamento a desechar ya mismo el proyecto de Ley de la Comisión Económica (ver artículo); con la autonomía, esperan asegurarse su propia participación en las regalías, el control de los recursos naturales del departamento y manejar a Santa Cruz como si fuera su propia hacienda. De paso, pretenden “perforar” el plan político de Mesa, pues desconfían de la propuesta de Asamblea Constituyente de éste, y, finalmente, frente a lo que ven como debilidad y vacilaciones del Gobierno, posicionarse para un reagrupamiento de la “derecha dura” para imponer la continuidad de la entrega y de los planes neoliberales y derrotar a las masas, protagonistas del levantamiento de Octubre.

Sin embargo, no es tanta la fortaleza como el temor lo que los lleva a movilizarse. En efecto, Santa cruz ya no es la de 1971, que sirvió de base al golpe de Banzer. Hoy la ciudad tiene más de 1 millón de habitantes y es la segunda concentración obrera del país, después de La Paz y El Alto. Las enormes desigualdades y tensiones sociales hacen que la burguesía sienta vacilar el terreno bajo sus pies.

No en vano Santa Cruz y en general el Oriente y el Chaco, han sido escenario en los últimos meses de numerosas protestas: movilizaciones de campesinos y colonizadores, ocupaciones de tierras del MST, la organización de los pueblos originarios en defensa de sus territorios, luchas populares como contra el aumento del transporte y la crisis del ingenio UNAGRO hace pocos meses, bloqueos de los pueblos de San Alberto, Villamontes, Yacuiba, etc. por sus demandas y contra las transnacionales; o las recientes movilizaciones de obreros y obreras de la castaña en la norteña Riberalta.

Todo esto hace que los terratenientes y empresarios, acostumbrados desde siempre a manejar a látigo a sus peones, ya no se sientan tan seguros en sus inmensas haciendas, acumuladas con la complicidad de los gobiernos de turno, y teman por las jugosas ganancias de la soya y la agroindustria, de la madera o de las migajas que esperan recibir por su complicidad en la entrega del gas.

La bandera regional les sirve una vez más como tapadera de sus verdaderos intereses reaccionarios y proimperialistas e impedir que se discuta el problema de la tierra y el territorio o la recuperación del gas y las empresas “capitalizadas”, o que se haga sentir la voz de los distintos pueblos tupí-guaraníes.

No defendemos al actual Estado burgués, ni en su actual estructura unitaria -que subordina a las regiones en beneficio de las camarillas burguesas afincadas en la Paz- ni en la forma federal que proponen los cívicos de Santa Cruz o Tarija para disponer de sus regiones como de sus propias haciendas.

Al programa reaccionario de los “cívicos” y a la política de Mesa de llevar la discusión a una constituyente amañada con el Parlamento y con todas las fracciones burguesas, le oponemos el derecho de los obreros, campesinos y pueblos originarios de toda Bolivia a discutir y decidir libremente cómo quieren reorganizar el país, junto al destino de los recursos naturales y las “capitalizadas”, la tierra y el territorio, el no pago de la deuda externa y todos los grandes problemas nacionales, en una asamblea constituyente verdaderamente libre y soberana, que sólo podrá ser impuesta por la movilización y sólo podría ser garantizada por un Gobierno obrero y campesino.

Obreros y campesinos de Oriente y Occidente tenemos que unir fuerzas contra todas las alas de la “Bolivia oficial y burguesa” (paceñistas y unitarias o “cambas” y autonomistas), comenzando por la lucha por recuperar el gas expulsando a las transnacionales, una verdadera revolución agraria que liquide el latifundio y la plena autodeterminación de los pueblos originarios. Y en esta lucha, confiamos en que más pronto que tarde la joven clase obrera cruceña sabrá ocupar el lugar de vanguardia.